Clinatv

La Dirofilaria: una amenaza parasitaria para animales y humanos

Resumen breve

La dirofilaria es una enfermedad parasitaria que afecta a varias especies, incluyendo perros, gatos y otros mamíferos.
Es causada por gusanos nematodos del género Dirofilaria y se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados. Esta enfermedad puede tener consecuencias graves para la salud de los animales contagiados y, en casos raros, también puede afectar a los seres humanos.

 

Introducción

La dirofilaria es una enfermedad parasitaria que afecta a varias especies, incluyendo perros, gatos y otros mamíferos.

Es causada por gusanos nematodos del género Dirofilaria y se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados. Esta enfermedad puede tener consecuencias graves para la salud de los animales contagiados y, en casos raros, también puede afectar a los seres humanos.

En los perros, la dirofilaria se conoce como dirofilariasis canina, o enfermedad del gusano del corazón. Los gusanos adultos de la dirofilaria residen en el corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos, lo que puede provocar síntomas como tos, dificultad respiratoria y debilidad general.

En gatos y otros animales, la infección por filaria también puede ocurrir, aunque es menos común y a menudo menos grave.

El tratamiento de la dirofilaria en animales, implica el uso de medicamentos antiparasitarios específicos para eliminar los gusanos adultos y reducir la carga parasitaria. En casos graves, la cirugía puede ser necesaria para extraer los gusanos del corazón y los vasos sanguíneos. Además, se enfatiza la importancia de la prevención, mediante el uso de productos antiparasitarios regulares y la reducción de la exposición a los mosquitos.

El diagnóstico temprano, el tratamiento adecuado y las medidas preventivas son esenciales para controlar y prevenir la filaria en animales.

Epidemiología de la dirofilaria

La filariosis es una enfermedad parasitaria que tiene una distribución geográfica amplia y se encuentra en diversas regiones del mundo. Se estima que alrededor de 80 países están afectados por esta enfermedad, principalmente en áreas tropicales y subtropicales donde las condiciones son propicias para la proliferación de mosquitos vectores.

La prevalencia de la dirofilaria varía según la región y las especies animales involucradas. En cuanto a los animales domésticos, los perros son los más afectados por la dirofilariasis canina. Se estima que millones de perros en todo el mundo están infectados. Algunas áreas con alta prevalencia incluyen regiones costeras y zonas húmedas con poblaciones de mosquitos abundantes.

La dirofilariosis felina, aunque menos común que en los perros, también se ha reportado en gatos en diversas partes del mundo.

En España, la dirofilaria es más comúnmente encontrada en las regiones costeras y en zonas con climas más cálidos y húmedos. La prevalencia de la enfermedad puede variar según la región y las condiciones locales.

En la Península Ibérica, se ha observado una mayor incidencia de dirofilaria en las áreas costeras del sur y este, especialmente en regiones como Andalucía, la Comunidad Valenciana y Cataluña. Estas áreas son propicias para la proliferación de mosquitos vectores debido a su clima mediterráneo y a la presencia de humedales y estuarios.

En las Islas Canarias, se ha documentado una alta prevalencia de dirofilaria, principalmente en las islas de Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote. La combinación del clima subtropical y la presencia de mosquitos vectores han contribuido a la propagación de la enfermedad en estas islas.

Es importante destacar que la dirofilaria en España no está limitada únicamente a las áreas costeras. También se han reportado casos en regiones del interior del país, aunque en menor medida. Por lo tanto, es crucial que los propietarios de mascotas en todo el país estén conscientes de los riesgos y tomen medidas preventivas, independientemente de su ubicación geográfica.

La imagen (Figura 1), muestra una vista ampliada de un gusano de filaria observado bajo un microscopio. Al utilizar esta herramienta, se pueden apreciar detalles microscópicos de la estructura corporal del gusano, como su forma, tamaño y características anatómicas específicas. La observación microscópica de los gusanos de filaria es útil para identificar la especie y estudiar su morfología.

Figura 1. Vista ampliada de un gusano de filaria observado bajo un microscopio.

Figura 1. Vista ampliada de un gusano de filaria observado bajo un microscopio.

Ciclo de vida y transmisión de la dirofilaria

El ciclo de vida de la dirofilaria es complejo e involucra a varios actores, incluyendo a los mosquitos y los animales hospedadores. Comprender el ciclo de vida es fundamental para entender cómo se transmite la enfermedad y cómo se desarrolla en los animales y los humanos.

El ciclo de vida de la filaria comienza cuando un mosquito hembra perteneciente a las especies del género Culex, Aedes y Anopheles se alimenta de la sangre de un animal hospedador con microfilarias, las larvas de la filaria. Estas microfilarias circulan en la sangre de los animales infectados, como perros, gatos y otros mamíferos.

Una vez que el mosquito ingiere la sangre infectada, las microfilarias se liberan y se desarrollan en larvas infectantes en el interior del mosquito en un período de una a dos semanas. Estas larvas migran a través del sistema digestivo del mosquito y se dirigen hacia las glándulas salivales, donde se vuelven infecciosas.

El ciclo continúa cuando el mosquito infectado pica a otro animal, transmitiendo las larvas infectantes a través de su saliva en la piel de la víctima. Desde la picadura, las larvas infectantes se mueven a través de las capas de tejido subcutáneo hasta llegar a los vasos sanguíneos.

Una vez en los vasos sanguíneos, las larvas infectantes migran a diferentes partes del cuerpo dependiendo de la especie de la dirofilaria. En el caso de los perros, las larvas se dirigen principalmente a los vasos pulmonares y al corazón, donde se desarrollan en gusanos adultos. En otros animales, como los gatos, las larvas pueden migrar a otros órganos, como los pulmones y el corazón.

Una vez que las larvas se convierten en gusanos adultos, el ciclo de vida continúa cuando las hembras producen microfilarias que circulan en la sangre del animal infectado, cerrando así el ciclo.

Es importante destacar que los animales infectados pueden albergar diferentes etapas del ciclo de vida de la dirofilaria, desde las microfilarias hasta los gusanos adultos, lo que los convierte en reservorios de la enfermedad. Estos animales pueden transmitir las microfilarias a través de la picadura de mosquitos a otros animales, perpetuando así el ciclo de transmisión.

Además, aunque los mosquitos son los principales vectores de la dirofilaria, no son infectados de forma congénita, lo que significa que solo pueden adquirir las microfilarias a través de la picadura de un animal infectado. Por lo tanto, es importante tener en cuenta que los animales no transmiten directamente la enfermedad a otros animales.

El mosquito pica al animal y transmite las larvas al tejido subcutáneo a través de su saliva. Estas larvas luego ingresan al torrente sanguíneo del animal y migran hacia el corazón o los vasos pulmonares, donde se desarrollan y se convierten en gusanos adultos.

Los gusanos adultos se alojan en el corazón del animal. Estos gusanos adultos pueden causar daño en el corazón y los vasos sanguíneos, lo que puede resultar en complicaciones graves y afectar la salud del animal infectado.

Especies de dirofilaria y sus impactos

La filariosis abarca diferentes especies de gusanos nematodos del género Dirofilaria, y cada especie puede tener impactos distintos en los animales y los humanos. A continuación, explicaremos algunas de las especies más relevantes y sus efectos asociados:

Dirofilaria immitis (D. immitis)

D. immitis es la especie más conocida y comúnmente asociada con la dirofilariasis canina, también conocida como enfermedad del gusano del corazón. Esta especie afecta principalmente a los perros, aunque también puede infectar a otros mamíferos, incluyendo gatos, zorros y coyotes.

Los gusanos adultos de D. immitis residen en el corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos del animal infectado. Esto puede provocar síntomas como tos, dificultad respiratoria, fatiga, pérdida de peso y, en casos graves, insuficiencia cardíaca. Si no se trata, la dirofilariasis canina puede ser potencialmente mortal.

En gatos, la infección por D. immitis, aunque menos común, puede presentar síntomas similares a los perros. Sin embargo, en los gatos, la enfermedad a menudo se manifiesta como una forma pulmonar, con daño en los pulmones y dificultad respiratoria.

Dirofilaria repens (D. repens)

D. repens es otra especie de filaria que afecta principalmente a los perros, pero también puede infectar a otros animales, incluyendo gatos y seres humanos. Esta especie es más común en regiones europeas, como Italia, los Balcanes y Rusia.

A diferencia de D. immitis, la D. repens tiende a formar nódulos subcutáneos debajo de la piel, en lugar de afectar directamente al corazón y los pulmones. Estos nódulos pueden ser palpables y visibles, y pueden causar inflamación y malestar localizado. En algunos casos, la infección puede ser asintomática.

Otras especies de Dirofilaria

Además de D. immitis y D. repens, existen otras especies de Dirofilaria que pueden causar infecciones en animales. Estas incluyen Dirofilaria tenuis, que afecta principalmente a los mapaches en América del Norte, y Dirofilaria ursi, que se encuentra en los osos.

En general, las infecciones por dirofilaria en animales pueden tener un impacto significativo en la salud y el bienestar de los hospedadores. Además de los síntomas mencionados anteriormente, la presencia de gusanos adultos en el corazón y los vasos sanguíneos puede causar daño estructural a largo plazo y contribuir a complicaciones cardíacas y respiratorias.

Síntomas de la dirofilaria

La filaria en animales puede causar una variedad de síntomas y efectos que pueden variar según la especie de filaria, la carga parasitaria y la salud general del animal. Los síntomas más comunes de la filaria en animales incluyen:

  • Tos crónica (tos paroxística): es un síntoma característico en perros y gatos infectados por Dirofilaria immitis. Esta tos es provocada por la presencia de gusanos adultos en el corazón y los vasos sanguíneos pulmonares, lo que causa irritación y obstrucción en las vías respiratorias.
  • Disnea: la infección por filaria puede llevar a dificultades respiratorias, conocidas como disnea, debido a la obstrucción de los vasos sanguíneos pulmonares por los gusanos adultos.
  • Fatiga y debilidad: la infección puede resultar en fatiga crónica y debilidad debido a la disminución de la eficacia del corazón y la reducción de la capacidad para transportar oxígeno a través de la sangre.
  • Emaciación: la presencia de filaria puede causar una pérdida de peso significativa e inexplicada en los animales debido al estrés en el sistema cardiovascular y metabólico.
  • Vómitos y diarreas: en algunos casos, la infección por filaria puede desencadenar trastornos gastrointestinales, como vómitos y diarrea, posiblemente como resultado de una respuesta inflamatoria sistémica.
  • Ascitis: se refiere a la acumulación de líquido en la cavidad abdominal y puede ocurrir en etapas avanzadas de la enfermedad debido a la insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Artritis: en ocasiones, la infección por filaria puede causar inflamación en las articulaciones, lo que puede resultar en cojera y dolor articular.
  • Apatía y letargia: los animales infectados pueden mostrar una apatía general y letargia debido a la enfermedad subyacente y la carga parasitaria.

Diagnóstico de la dirofilaria

El diagnóstico de la filaria en animales se basa en una combinación de pruebas clínicas, pruebas de laboratorio y técnicas de imagen. Es fundamental realizar un diagnóstico preciso para identificar la presencia de la infección, evaluar su gravedad y determinar el curso adecuado del tratamiento. A continuación, se describen las principales opciones de diagnóstico utilizadas en la detección de la filaria:

Analiticas sanguíneas

Las pruebas de sangre son una herramienta importante para el diagnóstico de la filaria. La más comúnmente utilizada es la prueba de la microfilaremia, que busca la presencia de las microfilarias en la sangre del animal infectado. Esta prueba implica tomar una muestra de sangre y examinarla bajo un microscopio para identificar las microfilarias en la muestra. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta prueba solo es efectiva para detectar infecciones con gusanos adultos que producen microfilarias.

Otra prueba de sangre utilizada es la prueba de detección del antígeno. Esta prueba busca la presencia de antígenos específicos de la filaria en la sangre del animal. Es particularmente útil en el diagnóstico de la dirofilariasis canina causada por D. immitis. La prueba de detección de antígeno es rápida y altamente sensible, lo que la convierte en una herramienta valiosa para el diagnóstico temprano de la infección.

En algunas ocasiones, la prueba de antígenos puede dar un falso negativo dado que algunas pruebas de detección de antígenos se centran en antígenos específicos producidos por las hembras de gusanos adultos. Si un animal está infectado principalmente con gusanos adultos machos, la prueba puede dar un falso negativo. Esto se debe a que las hembras de la filaria son generalmente más grandes y tienen una mayor capacidad reproductiva, lo que resulta en una mayor producción de antígenos específicos. Las pruebas buscan específicamente estos antígenos producidos por las hembras para determinar la presencia de la infección.

Pruebas serológicas

Las pruebas serológicas detectan la presencia de anticuerpos producidos por el animal en respuesta a la infección por filaria. Estas pruebas pueden ser útiles para el diagnóstico de la filaria en casos en los que las microfilarias no estén presentes en la sangre o cuando se sospecha de una infección en etapas tempranas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que las pruebas serológicas no distinguen entre una infección actual y una infección pasada, por lo que se requiere un enfoque integrado con otras pruebas para llegar a un diagnóstico preciso.

Técnicas de imagen

Las técnicas de imagen, como la radiografía y la ecografía, pueden ser útiles en el diagnóstico de la filaria. La radiografía puede revelar cambios en los pulmones y el corazón, como agrandamiento del corazón, dilatación de los vasos sanguíneos y signos de insuficiencia cardíaca.

La ecografía permite una visualización más detallada de los órganos afectados y puede ayudar a identificar la presencia de los gusanos adultos y sus efectos en los tejidos.

Es importante tener en cuenta que el diagnóstico de la filaria puede requerir una combinación de estas pruebas y que la interpretación adecuada de los resultados debe ser realizada por profesionales veterinarios experimentados. Además, es posible que se requieran pruebas de seguimiento para evaluar la eficacia del tratamiento y monitorear la progresión de la enfermedad.

Tratamiento de la dirofilaria en animales

El tratamiento de la filaria en animales tiene como objetivo principal eliminar los gusanos adultos y reducir la carga parasitaria para aliviar los síntomas y prevenir complicaciones graves.

El enfoque terapéutico generalmente incluye el uso de medicamentos antiparasitarios específicos y, en algunos casos, puede requerir intervención quirúrgica.

A continuación, se describen las principales opciones de tratamiento utilizadas:

Medicamentos antiparasitarios

Los medicamentos antiparasitarios son una parte esencial del tratamiento de la filaria. El tipo de medicamento y la duración del tratamiento dependerán de la especie de filaria, la gravedad de la infección y las recomendaciones del veterinario. Algunos de los medicamentos antiparasitarios comúnmente utilizados incluyen:

  • Clorhidrato de Melarsomina como adulticida: la melarsomina es un medicamento utilizado para eliminar los gusanos adultos de D. immitis del corazón y los vasos sanguíneos pulmonares. Se administra por inyección en varias dosis. Este tratamiento es necesario para eliminar los gusanos adultos y reducir la carga parasitaria en el corazón del perro.
  • Tratamiento de la Wolbachia con doxiciclina: Wolbachia es una bacteria simbionte que vive en los gusanos adultos de filaria, incluyendo D. immitis. Se ha descubierto que Wolbachia desempeña un papel en la patogénesis de la enfermedad. La doxiciclina, un antibiótico, se utiliza para eliminar Wolbachia al interferir con su función. La eliminación de Wolbachia puede reducir la inflamación y la respuesta inmunológica excesiva asociada con la infección por filaria.
  • Lactonas macrocíclicas (como la Ivermectina) para tratar las microfilarias: las lactonas macrocíclicas son una clase de medicamentos antiparasitarios que se utilizan para tratar las microfilarias, las formas larvarias jóvenes de D. immitis que circulan en la sangre. La ivermectina es uno de los medicamentos de esta clase que se utiliza comúnmente. Estos medicamentos no matan directamente a los gusanos adultos, pero ayudan a controlar la carga de microfilarias y reducir la posibilidad de que sean transmitidas a través de picaduras de mosquitos a otros animales.

Es importante seguir el programa de tratamiento prescrito por el veterinario y completar el ciclo completo de medicación, incluso si los síntomas mejoran, para asegurar la eliminación efectiva de los gusanos adultos y las microfilarias.

Cirugía

En casos graves de filaria, cuando la carga de gusanos adultos es alta o cuando hay complicaciones graves, puede ser necesaria la intervención quirúrgica que se realiza para extraer los gusanos adultos del corazón y los vasos sanguíneos.

La cirugía para la extracción de los gusanos adultos de la filaria siempre se realiza bajo anestesia general. A día de hoy, es relativamente frecuente hacerla en casos en los que hay alta carga de parásitos o síndrome de vena cava.

Las técnicas quirúrgicas más utilizadas son;

  • Cirugía abierta: La cirugía abierta implica la apertura del tórax del perro para acceder al corazón y los vasos sanguíneos pulmonares, donde residen los gusanos adultos. Esto permite la extracción manual de los gusanos adultos. Este enfoque se utiliza en casos graves cuando la carga parasitaria es muy alta y el tratamiento con melarsomina podría ser riesgoso debido a la posibilidad de una reacción intensa.
  • Cirugía Endovascular (intervencionista): La cirugía endovascular es una opción más reciente y menos invasiva. Implica el uso de catéteres y técnicas de imagen guiada para acceder a los vasos sanguíneos afectados y extraer los gusanos adultos. Este enfoque se considera menos traumático que la cirugía abierta.

Prevención y control de la dirofilaria

La prevención y el control de la filaria son fundamentales para reducir la incidencia de la enfermedad en animales y humanos. Algunas medidas importantes incluyen:

  • Uso regular de productos antiparasitarios: Los propietarios de mascotas deben administrar regularmente productos antiparasitarios recomendados por el veterinario para prevenir la infección por filaria. Estos productos pueden ser;
  1. Lactonas Macrocíclicas: estos medicamentos, como la ivermectina, la milbemicina y el moxidectin, son efectivos contra una amplia variedad de parásitos, incluyendo las microfilarias de la filaria. Se administran generalmente en forma de comprimidos o soluciones orales y deben seguirse las pautas de dosificación recomendadas por el veterinario.
  2. Pipetas y Collares: las pipetas y los collares antiparasitarios están impregnados con sustancias antiparasitarias que se aplican en la piel o se colocan alrededor del cuello de la mascota. Estos productos liberan gradualmente ingredientes activos que repelen y matan parásitos, como pulgas, garrapatas y mosquitos. Son convenientes para aquellos que prefieren una opción de tratamiento menos frecuente.
  3. Inyecciones Antiparasitarias: algunas inyecciones antiparasitarias proporcionan protección prolongada contra parásitos y son administradas por un veterinario. Son ideales para aquellos que desean evitar la administración frecuente de medicamentos. Estas inyecciones pueden ser convenientes y aseguran una protección continua contra los parásitos.

La elección del tipo de producto antiparasitario depende de las preferencias individuales, la comodidad y las necesidades específicas de la mascota

  • Reducción de la exposición a los mosquitos: es importante minimizar la exposición de los animales a los mosquitos vectores de la filaria. Esto puede lograrse evitando paseos o actividades al aire libre durante las horas de mayor actividad de los mosquitos, utilizando mosquiteras en ventanas y puertas, y eliminando o reduciendo los criaderos de mosquitos en el entorno.
  • Vigilancia y detección temprana: los propietarios de mascotas deben estar atentos a los signos de la enfermedad y realizar revisiones veterinarias regulares preferiblemente anuales sobre todo en perros, para detectar la presencia de gusanos adultos o microfilarias. La detección temprana permite un tratamiento oportuno y evita la progresión de la enfermedad.

Impacto en la salud pública

La filaria no solo afecta a los animales, sino que también puede tener un impacto en la salud pública. Si bien las especies de filaria que afectan a los animales no suelen infectar directamente a los humanos, existen casos raros de infecciones zoonóticas. Además, la presencia de animales infectados puede aumentar la población de mosquitos vectores y, por lo tanto, aumentar el riesgo de infección para los humanos.

Para abordar el impacto en la salud pública, es importante implementar programas de vigilancia epidemiológica para monitorear la incidencia de la filaria en animales y humanos. También se deben promover campañas de concienciación y educación sobre los riesgos de la filaria y las medidas preventivas que se deben tomar. La colaboración entre los profesionales de la salud animal y los profesionales de la salud humana es fundamental para abordar de manera integral el control y prevención de la filaria.

Conclusiones

La filaria es una enfermedad parasitaria que afecta a animales y, en casos raros, también puede afectar a los humanos. Se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados y puede causar una variedad de síntomas y complicaciones graves.

En el artículo, hemos explorado diversos aspectos de la filaria en animales, desde su epidemiología hasta su diagnóstico, tratamiento y prevención. Hemos aprendido que la filaria tiene una distribución geográfica amplia, siendo más común en áreas tropicales y subtropicales. En España, las regiones costeras y las zonas con climas cálidos y húmedos son particularmente propensas a la presencia de la filaria.

El ciclo de vida de la filaria involucra a los mosquitos y a los animales hospedadores, donde los gusanos adultos residen en el corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos. La detección temprana y precisa de la infección es fundamental para iniciar el tratamiento adecuado y reducir las complicaciones.

El tratamiento de la filaria en animales se basa en el uso de medicamentos antiparasitarios específicos, como la ivermectina y la milbemicina oxima, que ayudan a eliminar los gusanos adultos y reducir la carga parasitaria. En casos graves, la cirugía puede ser necesaria para extraer los gusanos adultos.

La prevención y el control de la filaria son esenciales para reducir la propagación de la enfermedad. Se recomienda el uso regular de productos antiparasitarios en animales, así como la reducción de la exposición a los mosquitos y la realización de pruebas regulares para detectar la presencia de la infección. Además, es importante promover la conciencia pública sobre los riesgos de la filaria y las medidas preventivas que se deben tomar.

En conclusión, la filaria representa un desafío para la salud de los animales y la salud pública. La comprensión de su epidemiología, ciclo de vida, diagnóstico y opciones de tratamiento es crucial para prevenir y controlar la enfermedad. La colaboración entre veterinarios, profesionales de la salud humana y la comunidad en general es fundamental para proteger a los animales y a las personas de la filaria y garantizar un entorno más saludable para todos.

Bibliografía

  1. Anicura.Filariosis en perros ¿Qué es?. Anicura. 2022. España
  2. Dr. Ramaswamy Kalyanasundaram.Kalyanasundaram honrado por inventar una vacuna contra los parásitos. American Veterinary Medical Association (AVMA).31 de marzo de 2021. Estados Unidos
  3. Michael Povelones. Usando genes para detener enfermedades transmitidas por mosquitos.American Veterinary Medical Association (AVMA). 11 de marzo de 2020. Estados Unidos
  4. Filariasis linfatica. Organización Mundial de la Salud (OMS). 1 de junio de 2023. Suiza
  5. Filariasis. Epidemiología y Situación mundial. Asociación de Médicos de Sanidad Exterior(AMSE). 26 de octubre de 2016.
  6. Patchana Kamkong ,Wanarit Jitsamai,Kritsada Thongmeesee ,Panan Ratthawongjirakul ,Piyanan Taweethavonsawat.Diversidad genética y caracterización del endosimbionte de Wolbachia en filariasis canina.Veterinary Parasitology. 9 de agosto de 2023.Estados Unidos
  7. Nikhilesh Joardar,Santi P. Sinha Babu.Tioredoxina reductasa filarial: un posible medio para exterminar la filariasis linfática.Veterinary Parasitology. 29 de agosto de 2022

Regístrate en CLINVET y podras acceder a todo nuestro contenido totalmente gratis

Sin cuotas, sin sorpresas, sin spam.
En 1 minuto estarás leyendo este artículo.

Especie

Perros376
Gatos284
Reptiles23
Conejos33
Aves22
Otros animales29

Revista

Clinanesvet

Clincardiovet

Clincirvet

Clinetovet

Clinnutrivet

Clinfelivet

Clininfectovet

Clindervet

Clinoncovet

Clinlabvet

Clinurgevet

Clinatv

Accede a CLINVET y podrás visualizar todo nuestro contenido

Recuerda que para poder leer nuestras revistas debes ser un usuario registrado y eso implica la aceptación del aviso legal y los términos y condiciones de uso. Si ya estás registrado inicia sesión.
@
*****
Acceder

Recordar contraseña


No tengo usuario, Registrarse gratis

Regístrate en CLINVET y podrás acceder a todo nuestro contenido

Las revistas Clinvet són exclusivas para veterinarios. Al registrarte, declaras ser veterinario y aceptar los Terminos y Condiciones.
@
*****
Nombre
País
Teléfono
Enviar

¿Has olvidado tu contraseña?

Indícanos tu correo electrónico y recibirás un correo con las instrucciones para restaurarla. Si no lo recibes, revisa tu carpeta de spam.
@
Enviar
Consultas