Clininfectovet

Leishmania, cambio climático y fauna silvestre: razones para estar alerta también en el norte

Resumen breve

Durante los últimos años, los rápidos cambios apreciados en nuestro planeta, una creciente concienciación social y en última instancia la funesta aparición y expansión mundial de la Covid-19 han puesto tristemente de moda palabras como cambio climático, calentamiento global, enfermedades compartidas y zoonosis. Teniendo en cuenta que más del 60 % de las enfermedades emergentes en el ser humano tienen un origen animal1,

Introducción

Durante los últimos años, los rápidos cambios apreciados en nuestro planeta, una creciente concienciación social y en última instancia la funesta aparición y expansión mundial de la Covid-19 han puesto tristemente de moda palabras como cambio climático, calentamiento global, enfermedades compartidas y zoonosis. Teniendo en cuenta que más del 60 % de las enfermedades emergentes en el ser humano tienen un origen animal1, estos términos llevan ya mucho tiempo presentes en la mente y trabajo diario de los profesionales veterinarios. La vigilancia sanitaria de fauna silvestre es uno de los campos en que la indisoluble relación entre salud animal, ambiental y humana que defiende el concepto “One Health” resulta más evidente, y la leishmaniosis un magnífico ejemplo al respecto: una enfermedad provocada por un protozoo (Leishmania infantum) que afecta al ser humano y otras especies de mamíferos domésticos y silvestres -con el perro como su principal reservorio- y cuya transmisión mediada por vectores viene determinada por las condiciones del medio2,3,4.

Leishmaniosis canina en el norte de la península - fauna silvestre como fuente de información

El Norte de la Península ibérica, históricamente considerado una región no endémica de Leishmania5,6,7, ha sido recientemente definido como “hipoendémica” para este protozoo atendiendo a los últimos estudios efectuados en perros, que arrojan seroprevalencias menores al 7% en una franja que va desde Navarra hasta la costa gallega8. Al igual que en el resto del Norte Peninsular, en el caso concreto del Principado de Asturias los datos publicados sobre esta zoonosis en animales domésticos son escasos y centrados en el estudio de la presencia de anticuerpos en perros, con seroprevalencias comprendidas entre el 1.7 % y el 4.7 % durante la última década7,8,9.

El reciente desarrollo de técnicas de diagnóstico molecular como la PCR ha permitido confirmar la notable diferencia existente entre el porcentaje de perros infectados por Leishmania y el de los que llegan a seroconvertir, manifestar signos clínicos o enfermedad6,10,11. Estas técnicas han resultado también cruciales para el estudio de la presencia del parásito en diferentes especies de fauna silvestre y avanzar en la comprensión del papel que desempeñan en la epidemiología de la enfermedad12,13.

Un importante brote recientemente registrado en el Sur de Madrid, con 691 casos de leishmaniosis humana diagnosticados entre 2010 y 201614, representa un claro ejemplo de la necesidad de emplear el enfoque One Health para el estudio de zoonosis. En este llamativo brote la liebre ibérica y el conejo silvestre fueron identificados como los principales reservorios implicados en la transmisión y proliferación de la enfermedad15,16, y los cambios ambientales provocados por el ser humano (en este caso la construcción de un gran parque periurbano en la zona) señalados como un factor determinante a la hora de explicar el brote13.

Un estudio retrospectivo efectuado por Ruiz-Fons y colaboradores17 tras el citado brote de Madrid analizó muestras de bazo de 94 liebres recogidas entre 2004 y 2010 en 6 regiones geográficas de la Península. El parásito fue detectado en animales de las 6 regiones estudiadas, obteniendo una prevalencia media de un 43.6 % para toda la Península. Uno de los datos más llamativos de este trabajo fue que las liebres europeas muestreadas en la región atlántica fueron las que presentaron una prevalencia más alta, concretamente del 64.3 %. Esta elevada prevalencia registrada en la región atlántica representa uno de los primeros avisos sobre una presencia de este protozoo más extendida en el Norte de España, al menos en áreas rurales, de lo estimado hasta ese momento.

Otro interesante trabajo desarrollado en el País Vasco entre 2001 y 2006 mostró la presencia de material genético de Leishmania (sin lesiones compatibles detectadas) en el 28 % de 156 carnívoros silvestres muestreados18. Tejones (n=53) y zorros (n=48) ofrecieron prevalencias del 26 % y 29 % respectivamente, en una región donde no habían sido publicados hasta la fecha datos sobre casos autóctonos de leishmaniosis en perros.

En el Principado de Asturias se estudió la presencia de L. infantum en muestras de 102 lobos (y otros 45 carnívoros silvestres incluidos en el estudio) muestreados entre 2008 y 201419 en el marco de la Red de Vigilancia sanitaria de fauna silvestre. La prevalencia media obtenida mediante PCR en bazo fue de un 40 % para todos los carnívoros muestreados, mientras que la presencia de material genético de Leishmania fue confirmada en un 33 % de los lobos analizados y en un 46 % de los zorros incluidos en el trabajo. El parásito se detectó en animales procedentes de la práctica totalidad de la geografía asturiana, y en ningún caso se detectaron clínica ni lesiones compatibles con leishmaniosis asociadas a los individuos positivos. Esta condición asintomática de los lobos estudiados concuerda con la ausencia de anticuerpos frente a Leishmania registrada en un estudio previo en el que se analizaron 39 lobos asturianos, a pesar de que en 18 de ellos sí que fue posible detectar la presencia de DNA del protozoo20. La comparación de los resultados obtenidos para los animales muestreados entre 2008 y 2014 con los de un trabajo de investigación previo efectuado sobre carnívoros silvestres muestreados entre 1990 y 200721 reveló un aparente aumento de la presencia de L. infantum en carnívoros silvestres asturianos durante la última década: prevalencias del 18.1 % y 21 % en lobos y zorros respectivamente en el trabajo publicado en 2008 frente a los citados 33 % y 46 % obtenidos en el trabajo más reciente (2018).

Ciclo doméstico-ciclo selvático, y necesidad de xenodiagnóstico

La aparente expansión de L. infantum hacia regiones situadas al Norte de su área histórica de distribución no es ni mucho menos un fenómeno circunscrito al Norte de la Península ibérica. Esta detección del parásito en nuevas regiones ha sido constatada en Italia24,25, Francia26, Alemania27, Estados Unidos28… Aparte de la globalización y otras actividades antropogénicas como modificaciones ambientales, el cambio climático ha sido propuesto como una de las principales causas de esta expansión de la leishmaniosis2,3,24: influyendo en la densidad, distribución y patrones de actividad de los flebótomos, y afectando con ello a la distribución y epidemiología de la enfermedad provocada por el parásito que transmiten3,25. Con regiones endémicas y otras aún hipoendémicas del parásito, y los efectos ya apreciables en la Península Ibérica de este cambio climático sobre temperatura y pluviosidad29, la expansión tanto de flebótomos como de Leishmania es una consecuencia esperable que parecemos estar comenzando a apreciar ya.

Diagnóstico molecular y prevalencia en perros: piezas clave

En resumen, tanto los datos de seroprevalencia en perros como los de prevalencia en fauna silvestre y sus tendencias temporales han de ponernos sobre aviso acerca de la aparente expansión de L. infantum en la Península ibérica. Sin embargo, el sesgo hacia un posible ciclo selvático15,21,30,31 que los datos de prevalencia en fauna silvestre pueden representar supone que conocer la situación y evolución reales en el ciclo doméstico de Leishmania en estas zonas requiera de más estudios y datos de prevalencia en perros. La variedad de posibles síntomas y manifestaciones clínicas del proceso ha podido suponer que su presencia resultase subestimada en aquellas regiones en las que el parásito se consideraba hasta hace poco ausente. Es por ello que parece recomendable incluir la leishmaniosis entre los diagnósticos diferenciales y potenciar el empleo de técnicas moleculares de diagnóstico en la clínica diaria de los perros que llegan a consulta en estas regiones no-endémicas o periendémicas9,18,19. Los veterinarios clínicos, con su trabajo diario “a pie de campo”, son piezas clave para evaluar cuál es la situación real en sus respectivas zonas de trabajo y ayudar a conocer la epidemiología y tendencias temporales de la leishmaniosis canina a nivel de la Península ibérica.

Bibliografía

  1. Rahman MT, Sobur MA, Islam MS, Ievy S, Hossain MJ, El Zowalaty ME, Rahman AT, Ashour HM (2020). Zoonotic Diseases: Etiology, Impact, and Control. Microorganisms 12, 8(9):1405.
  2. Ready PD (2010). Leishmaniasis emergence in Europe. Euro Surveill. 15, 19505.
  3. Iriso Calle A, Bueno Marí R, De las Heras E, Lucientes J, Molina R (2017). Cambio climático en España y su influencia en las enfermedades de transmisión vectorial. Rev salud ambient 17(1), 70-86.
  4. Moirano G, Zanet S, Giorgi E, Battisti E, Falzoi S, Acquaotta F , Fratianni S, Richiardi L, Ferroglio E, Maule M (2020). Integrating environmental, entomological, animal, and human data to model the Leishmania infantum transmission risk in a newly endemic area in Northern Italy. One Health 10, 100159.
  5. Amusategui I, Sainz A, Aguirre E, Tesouro MA (2004). Seroprevalence of Leishmania infantum in northwestern Spain, an area traditionally considered free of leishmaniasis. Ann N Y Acad of Sci 1026, 154–7.
  6. Solano-Gallego L, Miró G, Koutinas A, Cardoso L, Pennisi MG, Ferrer L, Bourdeau P, Oliva G, Baneth G (2011). LeishVet guidelines for the practical management of canine leishmaniasis. Parasit Vectors 4, 86.
  7. Miró G, Checa R, Montoya A, Hernández L, Dado D, Gálvez R (2012). Current situation of Leishmania infantum infection in shelter dogs in northern Spain. Parasites Vectors 5, 60.
  8. Gálvez R, Montoya A, Cruz I, Fernández C, Martín O, Checa R, Chicharro C, Migueláñez S, Marino V, Miró G (2020) Latest trends in Leishmania infantum infection in dogs in Spain, Part I: mapped seroprevalence and sand fly distributions. Parasit Vectors 21, 13(1):204.
  9. Díaz‑Regañón D, Roura X, Suárez ML, León M, Sainz A (2020). Serological evaluation of selected vector‑borne pathogens in owned dogs from northern Spain based on a multicenter study using a commercial test. Parasit Vectors 10, 13(1):301.
  10. Baneth G, Koutinas AF, Solano-Gallego L, Bourdeau P, Ferrer L (2008). Canine leishmaniasis—new concepts and insights on an expanding zoonosis: part one. Trends Parasitol 24, 324–330.
  11. Solano-Gallego L, Morell P, Arboix M, Alberola J, Ferrer L (2001). Prevalence of Leishmania infantum infection in dogs living in an area of canine leishmaniasis endemicity using PCR on several tissues and serology. J Clin Microbiol 39, 560–563.
  12. Millán J, Ferroglio E, Solano-Gallego L (2014). Role of wildlife in the epidemiology of Leishmania infantum infection in Europe. Parasitol Res 113, 2005–2014.
  13. Cardoso L, Schallig H, Persichetti MF, Pennisi MG (2021). New Epidemiological Aspects of Animal Leishmaniosis in Europe: The Role of Vertebrate Hosts Other Than Dogs. Pathogens 10, 307.
  14. González E, Jiménez M, Hernández S, Martín-Martín I, Molina R (2017). Phlebotomine sand fly survey in the focus of leishmaniasis in Madrid, Spain (2012–2014): Seasonal dynamics, Leishmania infantum infection rates and blood meal preferences. Parasit Vectors 10, 368.
  15. Molina R, Jiménez MI, Cruz I, Iriso A, Martín-Martín I, Sevillano O, Melero S, Bernal J (2012). The hare (Lepus granatensis) as potential sylvatic reservoir of Leishmania infantum in Spain. Vet Parasitol 190, 268–271.
  16. Jiménez M, González E, Martín-Martín I, Hernández S, Molina R (2014). Could wild rabbits (Oryctolagus cuniculus) be reservoirs for Leishmania infantum in the focus of Madrid, Spain? Vet Parasitol 202, 296–300.
  17. Ruiz-Fons F, Ferroglio E, Gortázar C (2013). Leishmania infantum in free-ranging hares, Spain, 2004–2010. Euro Surveill 18, 20541.
  18. Del Río L, Chitimia L, Cubas A, Victoriano I, De la Rúa P, Gerrikagoitia X, Barral M, Muñoz-García CI, Goyena E, García-Martínez D, Fisa R, Riera C, Murcia L, Segovia M, Berriatua E (2014). Evidence for widespread Leishmania infantum infection among wild carnivores in L. infantum periendemic northern Spain. Prev Vet Med 113, 430–435.
  19. Oleaga A, Zanet S, Espí A, Pegoraro de Macedo MR, Gortázar C, Ferroglio E (2018). Leishmania in wolves in northern Spain: a spreading zoonosis evidenced by wildlife sanitary surveillance. Vet Parasitol 255, 26–31.
  20. Oleaga A, Vicente J, Ferroglio E, Pegoraro de Macedo MR, Casais R, del Cerro A, Espí A, García EJ, Gortázar C (2015). Concomitance and interactions of pathogens in the Iberian wolf (Canis lupus). Res Vet Sci 101, 22–27.
  21. Sobrino R, Ferroglio E, Oleaga A, Romano A, Millan J, Revilla M, Arnal MC, Trisciuoglio A, Gortázar C (2008). Characterization of widespread canine leishmaniasis among wild carnivores from Spain. Vet Parasitol 155, 198–203.
  22. Karkamo V, Kaistinen A, Näreaho A, Dillard K, Vainio-Siukola K, Vidgrén G, Tuoresmäki N, Anttila M (2014). The first report of autochthonous non-vectorborne transmission of canine leishmaniasis in the Nordic countries. Acta Vet Scand 56, 84.
  23. Martín-Sánchez J, Torres-Medina N, Corpas-López V, Morillas-Márquez F, Díaz-Sáez V (2020). Vertical transmission may play a greater role in the spread of Leishmania infantum in synanthropic Mus musculus rodents than previously believed. Transbound Emerg Dis 67, 1113–1118.
  24. Ferroglio E, Maroli M, Gastaldo S, Mignone W, Rossi L (2005). Canine leishmaniasis, Italy. Emerg Infect Dis 10, 1618–1620.
  25. Maroli M, Rossi L, Baldelli R, Capelli G, Ferroglio E, Genchi C, Gramiccia M, Mortarino M, Pietrobelli M, Gradoni L (2008). The northward spread of leishmaniasis in Italy: evidence from retrospective and ongoing studies on the canine reservoir and phlebotomine vectors. Trop Med Int Health 13(2),256-64.
  26. Chamaille L, Tran A, Meunier A, Bourdoiseau G, Ready P, Dedet JP (2010). Environmental risk mapping of canine leishmaniasis in France. Parasit Vectors 3, 31.
  27. Nauke TJ, Schmitt C (2004). Is leishmaniasis becoming endemic in Germany? Int J Med Microbiol 37, 179–181.
  28. Enserink M (2000). Has leishmaniasis become endemic in the US? Science 290, 1881–1883.
  29. Cramer W, Guiot J, Fader M, Garrabou J, Gattuso JP, Iglesias A, Lange MA, Lionello P, Llasat MC, Paz S, Peñuelas J, Snoussi M, Toreti A, Tsimplis MN, Xoplaki E (2018) Climate change and interconnected risks to sustainable development in the Mediterranean. Nature Climate Change 8, 972-980.
  30. Risueño J, Ortuño M, Pérez-Cutillas P⁠, ⁠Goyena E , Maia C, Cortes S, Campino L, BernalL J, Muñoz C, Arcenillas I, Martínez-Rondán F.J, Gonzálvez M, Collantes F, Ortiz J, Martínez-Carrasco C, Berriatua E (2018) Epidemiological and genetic studies suggest a common Leishmania infantum transmission cycle in wildlife, dogs and humans associated to vector abundance in Southeast Spain. Vet Parasitol 15, 259:61-67.
  31. Millán J, Zanet S, Gomis M, Trisciuoglio A, Negre N, Ferroglio E (2011). An investigation into alternative reservoirs of canine leishmaniasis onthe endemic island of Mallorca (Spain). Transbound Emerg Dis 58, 352–357.

Regístrate en CLINVET y podras acceder a todo nuestro contenido totalmente gratis

Sin cuotas, sin sorpresas, sin spam.
En 1 minuto estarás leyendo este artículo.

Especie

Perros371
Gatos279
Reptiles23
Conejos33
Aves22
Otros animales29

Revista

Clinanesvet

Clincardiovet

Clincirvet

Clinetovet

Clinnutrivet

Clinfelivet

Clininfectovet

Clindervet

Clinoncovet

Clinlabvet

Clinurgevet

Clinatv

Accede a CLINVET y podrás visualizar todo nuestro contenido

Recuerda que para poder leer nuestras revistas debes ser un usuario registrado y eso implica la aceptación del aviso legal y los términos y condiciones de uso. Si ya estás registrado inicia sesión.
@
*****
Acceder

Recordar contraseña


No tengo usuario, Registrarse gratis

Regístrate en CLINVET y podrás acceder a todo nuestro contenido

Las revistas Clinvet són exclusivas para veterinarios. Al registrarte, declaras ser veterinario y aceptar los Terminos y Condiciones.
@
*****
Nombre
País
Teléfono
Enviar

¿Has olvidado tu contraseña?

Indícanos tu correo electrónico y recibirás un correo con las instrucciones para restaurarla. Si no lo recibes, revisa tu carpeta de spam.
@
Enviar
Consultas