Clinnutrivet

Pacientes con sobrepeso: retos en la comunicación con el tutor

Resumen breve

El sobrepeso y la obesidad están presentes en la clínica veterinaria y es un problema al que debemos enfrentarnos prácticamente todos los días. Sin embargo, aun conociendo y reconociendo su importancia, no siempre se le presta la atención que merece. Trabajar la comunicación con el tutor es un punto esencial en el manejo de esta enfermedad.
 

Introducción

El sobrepeso y la obesidad están presentes en la clínica veterinaria y es un problema al que debemos enfrentarnos prácticamente todos los días. Sin embargo, aun conociendo y reconociendo su importancia, no siempre se le presta la atención que merece. El tratamiento del sobrepeso es un proceso largo que requiere de la complicidad y la comunicación entre el personal del centro veterinario y el tutor para que tenga éxito. Una falta de cumplimiento por parte del tutor y una pérdida de seguimiento durante el tratamiento son causas frecuentes de la falta de éxito. Trabajar la comunicación con el tutor es un punto esencial en el manejo de esta enfermedad.

Comunicar a los tutores que un paciente sufre de sobrepeso

Resulta relativamente fácil empezar una conversación sobre el resultado de una prueba diagnóstica, de un diagnóstico o un pronóstico específico, ya que nuestra experiencia y formación nos han dado herramientas para conocer las inquietudes y reacciones que el tutor pueda tener al recibir la noticia. Sin embargo, no nos sentimos igual de cómodos o implicados a la hora de comunicar el problema del sobrepeso u obesidad al tutor. Esto resulta aún más cierto si el tutor o algún miembro de su familia sufre de sobrepeso.

La reticencia del personal del centro a hablar con el tutor del problema de sobrepeso de su animal lleva a omitir un problema patológico que conlleva riesgos serios para la salud, lo que nunca nos plantearíamos con otros diagnósticos.

Aquí se describen algunas pautas para la comunicación efectiva con el tutor y la familia sobre el diagnóstico de sobrepeso/obesidad:

1. Despertar la toma de conciencia del tutor (precontemplation1)

Podemos asumir que, si el tutor no ha mencionado el problema del sobrepeso en su animal, este no es consciente del sobrepeso o no lo considera problemático. Para introducir el tema suele ser efectivo realizar preguntas abiertas que puedan guiar a la persona a la conclusión de que su animal tiene sobrepeso, por ejemplo:

  • ¿Qué piensa de la forma física de Luna?, ¿cómo la ve últimamente?
  • ¿Cree que no estar en forma puede estar afectando su calidad de vida?
  • ¿Ha notado cambios en el peso/la forma de Bobby últimamente? ¿ha notado si la ganancia de peso ha cambiado su comportamiento o su capacidad física?
  • Según su ficha Coco ha ganado algo de peso desde la última visita, ¿cómo lo ve usted?

2. Acompañar y guiar en la aceptación del problema (contemplation1)

Una vez despertada la conciencia de que su animal puede tener un problema de sobrepeso, podemos facilitar las herramientas para que lo constate y acepte.

En este punto, la comunicación verbal es nuestra herramienta principal y nuestro punto de partida, por ejemplo:

  • Veo que Lili ha cambiado su forma física, ha ganado peso y podría sufrir de sobrepeso ¿le gustaría que lo evaluáramos?
  • Me preocupa que, tal como lo veo, Pancho sufra de sobrepeso.

Sin embargo, la comunicación verbal clínica no es siempre la más eficaz y muchas veces acompañarla de materiales gráficos y ejemplos puede ser mejor2:

Presentar y explicar la PCC al tutor si no la conoce y juntamente con él y, de acuerdo a las descripciones e imágenes en la escala, establecer la PCC y mostrar que eso se considera demasiado pesado. La WSAVA ofrece de forma gratuita materiales en castellano sobre la PCC3 para perros y gatos (Figura 1 (A, B)).

Figura 1. Enlace para la descarga de la escala de PCC gentileza de WSAVA, para su uso por parte de los tutores, (A) en perros y (B) en gatos.A

Figura 1. Enlace para la descarga de la escala de PCC gentileza de WSAVA, para su uso por parte de los tutores, (A) en perros y (B) en gatos.

B

Verlo y evaluarlo él mismo en una escala médica puede ayudar a concienciar al tutor. Aun así, puede que esto no sea suficiente y también podemos comparar con otros pacientes o animales en la clínica o conocidos, fotos de otros animales, etc. para remarcar la diferencia, por ejemplo:

  • Lea puntúa un 7 sobre 9 en la escala, eso significa que pesa en exceso, si estuviera en su condición corporal ideal luciría como Tobby/como este perro de la foto/como su otro perro/…

Aunque no es siempre el caso, los estudios nos dicen que una proporción importante de tutores tienden a subestimar la PCC de su animal cuando la realizan solos4, es decir que tienden a puntuar más bajo a su animal de lo que lo va a puntuar el personal entrenado del centro veterinario. Por lo tanto, aunque tengamos en cuenta la información respecto la PCC que el tutor o cualquier miembro de la familia del paciente nos diga, siempre vamos a pedir ver al paciente para que personal del centro veterinario la realice y así conste en su evaluación nutricional.

Para algunos tutores oír que su animal pesa 2,3, o 4 kg de más puede no resultarles preocupante si lo ven desde el punto de vista humano, ya que engordar uno o dos kg para ellos no es algo de qué preocuparse. Por ello, poner el exceso de peso en la perspectiva de una persona humana puede ser interesante y ayudarnos a concienciarlos.

Cada punto por encima de 5 en la escala de PCC de nueve puntos equivale aproximadamente de media a un 10-15 % de exceso de peso, con lo que podemos estimar que, por ejemplo, un paciente con una PCC de 7/9 sufre un exceso de peso de un 20-30 %, esto equivaldría a que una persona de 70 kg tuviera un sobrepeso de entre 14 a 21 kg.

3. Clarificar malentendidos o prejuicios

Algunos estudios nos muestran que, incluso en concursos de razas caninas y felinas, la morfología considerada ideal en el estándar de raza puede asociarse a sobrepeso desde el punto de vista veterinario5,6. En consecuencia, el tutor puede estar confundido respecto al aspecto que un perro o gato de determinada raza debe tener, e incluso dado que el sobrepeso es tan común, puede a llegar a pensar que es lo ‘normal’. Por ello mostrar mediante la PCC, ejemplos y otros materiales qué sería una condición corporal ideal puede ayudar al tutor a ser más consciente del problema.

También hay que explicar que la belleza es subjetiva y que lo que se pueda considerar bello o deseable en el aspecto de un perro o gato (esto es especialmente cierto en gatos) no es necesariamente lo más saludable para el paciente y puede acarrear problemas graves de salud.

Es importante evitar la confrontación directa y validar las preocupaciones de los tutores2. Al fin y al cabo, a todos nos motiva el mismo fin: el bienestar del paciente. El conocer las objeciones específicas nos va a permitir individualizar el plan de apoyo que cada tutor va a necesitar.

4. Enfatizar el problema

El sobrepeso es un factor de riesgo de muchas enfermedades7. Incluso puede ser que el paciente ya padezca de algunas de ellas y su sobrepeso limite su mejoría. Esto debe ser claramente explicado al tutor, alejando el discurso del sobrepeso de una cuestión solamente estética o de ‘forma física’ y resaltando las implicaciones negativas que tiene en la salud.

En el caso de los perros podemos hablar de los problemas articulares crónicos que cursan con dolor y limitan la calidad de vida del animal8. En el caso del gato podemos explicar que el riesgo de sufrir diabetes mellitus aumenta dramáticamente en pacientes con obesidad9 y que la diabetes va a requerir la administración de insulina, controles veterinarios periódicos, etc. lo que también afecta la calidad de vida del paciente. Además, estas patologías asociadas al sobrepeso significarán un coste económico en cuidados veterinarios a largo plazo.

Mantener al perro o gato en una PCC óptima además va a permitir una mayor longevidad10,11. Una PCC de 6-7/9 y de 8-9/9 en mayor medida reduce la esperanza de vida en perros y en gatos de cualquier sexo y raza12.

Algunos tutores pueden aludir que su animal es feliz porque come lo que quiere y por ello tiene sobrepeso. En estos casos podemos también preguntar por su capacidad de actividad física para realizar actividades cotidianas (como subir escaleras, pasear sin agotarse, jugar) y como el sobrepeso puede estar afectando a estas actividades, lo que también afecta a su calidad de vida y “felicidad”. Según varios estudios13, los animales después de perder peso mejoran su vitalidad (percibida por el tutor) y su entorno familiar considera 14,15que el paciente gana calidad de vida. Por tanto, la percepción de la felicidad de su animal por parte del tutor puede estar distorsionada.

5. Evitar prejuicios y estigmatizaciones inconscientes

Diferentes estudios indican que el sobrepeso en tutores de perros es un factor de riesgo para el sobrepeso de su animal16, y evaluaciones y medidas globales en estas situaciones se están sugiriendo17, sin embargo, un tutor con sobrepeso puede entender mejor que otro sin sobrepeso las consecuencias negativas de este desorden. No debemos asumir que no va a ser receptivo al problema, por pudor, y obviar información clínica importante sobre su animal.

En la cultura actual podemos estar sujetos a cierta estigmatización del sobrepeso, lo que lleva a pensar que el paciente con sobrepeso lo es debido a que es perezoso o no tiene autocontrol con la comida, esto es así tanto en humanos como en perros y gatos18. Sin embargo, hay muchos factores que pueden favorecer o poner en riesgo de sufrir sobrepeso que están fuera del control del individuo empezando por el componente genético y un ambiente obesogénico. Debemos trabajar en este sentido nuestra propia percepción y deshacernos de esta concepción sesgada y no culpabilizar al paciente o al tutor sobre la situación. Nos tenemos que enfocar en hacer entender que tienen el poder de poder mejorarla y es nuestro trabajo darles las herramientas para hacerlo.

Estudios indican que reforzar la confianza del tutor en su capacidad de éxito se relaciona con un plan de pérdida de peso exitoso1.

6. Ser empático y ofrecer apoyo

Una vez el tutor tome conciencia de que el animal tiene un problema y puede ser importante, este puede autoculpabilizarse por no haber sido consciente de ello. Es importante ofrecer apoyo en ese sentido, explicando que no hay culpables, que lo importante es haberse dado cuenta y que es un problema que puede tratarse.

Los extras

En muchas ocasiones la sobrealimentación puede ser debida en gran medida a un exceso de extras que el tutor administra de forma habitual.

En este caso, debemos ser empáticos y entender que este comportamiento responde a una voluntad del tutor de cuidar y ofrecer experiencias placenteras y agradables para el animal y eso significa una preocupación por su bienestar, aunque haya sido malentendida. Estudios evaluando las motivaciones de los tutores para premiar con comida su mascota reconoció como la principal la felicidad del animal y el refuerzo del vínculo tutor-animal19.

Entre un 30-40 % de tutores administraban productos de consumo humano y estos fueron reconocidos como factores de riesgo de sobrepeso. Este exceso de premios también puede deberse a desconocimiento de su aporte calórico, por falta de guía en su uso. La mayoría de los tutores no basan la cantidad de premios que administran en las recomendaciones del personal veterinario, sino en su propia percepción del nivel de actividad y de forma de su animal19.

Alejarse del concepto régimen

Debemos dejar claro al tutor que no van a estar solos y que el personal del centro va a ayudarle y a dar todas las herramientas necesarias para tratar el sobrepeso de su animal. El tratamiento va a requerir ciertos cambios de hábitos, pero en ningún caso va a suponer un castigo o una limitación de situaciones placenteras. A veces el concepto de dieta o régimen como se entiende en humanos puede percibirse como algo restrictivo y desagradable; es recomendable evitar esos términos y referirnos a un plan o a un tratamiento del sobrepeso. Podemos especificar que durante el plan vamos a poder seguir dando extras y mantener una interacción con el animal como tiene costumbre.

Al presentar el plan de pérdida de peso, es importante clarificar que es un tratamiento a medio-largo plazo y no van a observarse cambios inmediatos.

Sin embargo, debemos focalizarnos en objetivos concretos y próximos2. Por ejemplo, en lugar de plantear como objetivo un peso ideal muy distante del actual, nuestro primer objetivo va a ser empezar a perder peso. Así, la primera visita de seguimiento en la que el paciente pierda peso se percibe como un éxito y anima al tutor a continuar.

En la experiencia de las autoras focalizarse en un peso adecuado o ideal que el tutor puede ver muy lejos en el tiempo puede ser desalentador y favorecer que se abandone o no se empiece el tratamiento. Enfocarse en objetivos más próximos y dejar claro que cualquier peso perdido (aunque pequeño) es un beneficio para la salud del paciente.

7. Demuestra tu éxito con otros pacientes

Es importante que el tutor no se sienta solo y vea que el sobrepeso es un problema común y que el plan de pérdida se usa con éxito en otros pacientes. En ocasiones, el testimonio de otro tutor con su animal en tratamiento del sobrepeso puede animar a al primero a empezar.

Mostrar el éxito del tratamiento también da confianza y anima al tutor a empezar o a seguir con el tratamiento, dado que la obesidad tiene una consecuencia visualmente evidente. Esto lo podemos aprovechar y tener fotografías del antes y el después de pacientes en tratamiento en una pared de la clínica o en cuadernos que los tutores puedan ojear. Podemos ir más allá y exponer fotos de los pacientes en tratamiento que han perdido peso esa semana, premiar al que pierde más peso, etc.

Un beneficio adicional es el mostrar a nuestro cliente que el equipo del centro es perfectamente capaz de llevar a cabo este tratamiento con éxito y que su animal está en buenas manos

8. Dar tiempo

Algunos tutores, una vez conscientes del problema, pueden requerir de un tiempo de reflexión. Es posible que en ese momento o coyuntura el tutor no esté listo para abordar el problema, pero puede llegar un momento en que lo esté. En ese caso, hay que ofrecerle toda la información que necesite y ofrecernos para resolver cualquier duda que pueda tener en el futuro. Podemos facilitarles la escala de PCC, anotar el exceso de peso que hemos estimado, etc. para que pueda volver a retomar el tema en el futuro.

Hay tutores reticentes que no conseguiremos convencer del problema o de la necesidad de tratarlo. Sin embargo, debemos igualmente ofrecer toda la información sobre riesgos y posibilidad de tratamiento. Esta son algunas de las posibles interacciones sugeridas para tutores reticentes:

Interacción 1

- Me preocupa que el sobrepeso que sufre Yara pueda afectar a su salud en un futuro.

- Bueno, es que le gusta tanto comer que no quiero quitarle ese placer, aunque viva menos pero que viva feliz.

- Claro, el bienestar de Yara es nuestra prioridad, y justo por eso se lo comento. El sobrepeso puede causarle problemas de salud que pueden afectar su calidad de vida, y a las actividades que le gustan como salir a correr al parque, y también pueden causarle dolor o que necesite medicaciones, todo esto puede afectar a su felicidad/bienestar, ¿no cree?

- Pero si le pongo a dieta lo pasará mal.

- Entiendo su preocupación, por eso creo que si miráramos lo que Yara come hoy en día y pusiéramos orden a su alimentación, solo con eso, ya podríamos controlar un poco su peso, no se trata de negarle a Yara los extras que tanto le gustan.

Interacción 2

- Me preocupa que el sobrepeso que sufre Ronnie pueda afectar a su salud en un futuro.

- Bueno, todos los gatos castrados se ponen gordos.

- Tiene razón, los gatos castrados que viven en casa tienen más riesgo de sufrir sobrepeso, y por ello somos muy vigilantes con ellos porque les puede predisponer a sufrir problemas graves de salud como la diabetes. La buena noticia es que podemos hacer algo al respeto para mejorar la salud y calidad de vida de Ronnie.

- Pero si come muy poco, no sé qué podemos hacer

- Claro, a veces puede parecernos que viven del aire ¿verdad? Pero hoy en día tenemos formas de alimentarles que pueden ayudarnos, si quiere podemos empezar por ver sus hábitos alimentarios y evaluarlos, ¿qué le parece?

Ciertos cuidadores solo se decidirán a dar el paso cuando observen un problema en la salud causado por el sobrepeso (cojeras, alteraciones endocrinas, metabólicas, etc.) en su animal o animales de su entorno. En este caso, es posible que decida retomar la conversación sobre el tratamiento del sobrepeso. Pese a la frustración que esto puede provocar en el personal del centro, es muy importante seguir los puntos 5 y 6 y crear un ambiente de confianza y libre de prejuicios:

- Le voy a mandar / dar alguna información sobre como evaluamos la forma de los perros/gatos para notar si sufren de sobrepeso e información sobre los riesgos del sobrepeso, además de algunas pautas de cómo podríamos solucionarlo/tratarlo, así se lo puede mirar cuando tenga un momento. Como Ona ha ganado peso desde la última vez que le vimos, ¿le parece si le contactamos para pesarle y controlar la ganancia en un par de meses y no esperar al año que viene?

La comunicación con el tutor de pacientes en tratamiento del sobrepeso

Durante los seguimientos debemos repetir algunas interacciones clave con el tutor para reforzar los mensajes y favorecer el compromiso y complicidad20:

  • Preguntar cómo va todo, si el paciente esta contento, y qué dificultades encuentra en el día a día.
  • Preguntar si ha notado cambios en el nivel de actividad, comportamiento, vitalidad, etc. del paciente y resaltarlo y valorizarlo si es así. Preguntar si gente de su entorno ha notado cambios físicos/comportamentales en el paciente. A veces el tutor que lo ve todos los días no percibe cambios, sin embargo, otras personas que lo ven más esporádicamente lo pueden notar, y eso puede resultar muy alentador.
  • Alentar cualquier pérdida de peso que suceda, por pequeña sea.
  • Se debe siempre recordar el objetivo del tratamiento, que es mejorar la salud y bienestar del paciente y no el conseguir un peso objetivo lejano en el tiempo.
  • Reconoceremos el esfuerzo de los cuidadores y su implicación en el bienestar de su animal y pondremos en valor la dificultad de lo conseguido, especialmente por la presencia de factores de riesgo del paciente que juegan en contra del éxito del plan.
  • Calcular la pérdida semanal y enseñarla al tutor para que entienda cómo va el plan y el por qué de las decisiones que tomamos, para fomentar su implicacion. A veces el tutor puede mostrarse decepcionado si la pérdida es pequeña (de unas pocas decenas de gramos) y el enseñarle lo que eso significa como porcentaje de la pérdida semanal puede poner en perspectiva la proporción perdida (Figura 2).
Figura 2. Ejemplo de sistema de seguimiento y representación gráfica y numérica de un paciente en un plan de pérdida de peso.

Figura 2. Ejemplo de sistema de seguimiento y representación gráfica y numérica de un paciente en un plan de pérdida de peso.

  • Tambien se puede transformar el peso perdido en términos humanos para ayudar a que el tutor de valor a lo conseguido hasta el momento. Por ejemplo, un gato que parte de 5 kg de peso puede haber perdido ‘solo’ 150 gramos el último mes y esto puede ser frustrante para al tutor; sin embargo, esto representa un 3 % del peso, y es como si una persona de 60 kg pierde 2 kg.
  • Si no pierde peso entre dos seguimientos, debemos explicar que el llegar a platós o enlentecimientos es parte normal de la dinámica de pérdida de peso (Figura 3) y que para eso sirven los seguimientos, para ir ajustando la ración en consecuencia.
Figura 3. Ejemplo de dinámica de pérdida de peso durante un plan de pérdida de un perro o gato.

Figura 3. Ejemplo de dinámica de pérdida de peso durante un plan de pérdida de un perro o gato.

Bibliografía

  1. Sutherland KA, Coe JB, O’Sullivan TL. Assessing owners’ readiness to change their behaviour to address their companion animal’s obesity. Veterinary Record. 2023;192(3).
  2. Cline MG, Burns KM, Coe JB, Downing R, Durzi T, Murphy M, et al. 2021 AAHA Nutrition and Weight Management Guidelines for Dogs and Cats. J Am Anim Hosp Assoc. 2021;57(4).
  3. WSAVA Nutritional Assessment Guidelines. J Feline Med Surg. 2011;13(7).
  4. Eastland-Jones RC, German AJ, Holden SL, Biourge V, Pickavance LC. Owner misperception of canine body condition persists despite use of a body condition score chart. J Nutr Sci. 2014;3.
  5. Corbee RJ. Obesity in show dogs. J Anim Physiol Anim Nutr (Berl). 2013;97(5).
  6. Corbee RJ. Obesity in show cats. J Anim Physiol Anim Nutr (Berl) [Internet]. 2014 Dec [cited 2017 Jun 13];98(6):1075–80.
  7. German AJ, Ryan VH, German AC, Wood IS, Trayhurn P. Obesity, its associated disorders and the role of inflammatory adipokines in companion animals. The Veterinary Journal [Internet]. 2010 Jul [cited 2017 Jun 12];185(1):4–9.
  8. Marshall WG, Bockstahler BA, Hulse DA, Carmichael S. A review of osteoarthritis and obesity: Current understanding of the relationship and benefit of obesity treatment and prevention in the dog. Vol. 22, Veterinary and Comparative Orthopaedics and Traumatology. 2009.
  9. Tarkosova D, Story MM, Rand JS, Svoboda M. Feline obesity - prevalence, risk factors, pathogenesis, associated conditions and assessment: A review. Vol. 61, Veterinarni Medicina. 2016.
  10. Salt C, Morris PJ, Wilson D, Lund EM, German AJ. Association between life span and body condition in neutered client-owned dogs. J Vet Intern Med. 2019;33(1).
  11. Kealy RD, Lawler DF, Ballam JM, Mantz SL, Biery DN, Greeley EH, et al. Effects of diet restriction on life span and age-related changes in dogs. J Am Vet Med Assoc [Internet]. 2002 May 1 [cited 2017 Jun 12];220(9):1315–20.
  12. Montoya M, Morrison JA, Arrignon F, Spofford N, Charles H, Hours MA, et al. Life expectancy tables for dogs and cats derived from clinical data. Front Vet Sci. 2023;10.
  13. German AJJ, Holden SLL, Wiseman-Orr MLL, Reid J, Nolan AMM, Biourge V, et al. Quality of life is reduced in obese dogs but improves after successful weight loss. Vet J [Internet]. 2012 Jun [cited 2016 Jan 11];192(3):428–34.
  14. Marshall WG, Hazewinkel HAW, Mullen D, De Meyer G, Baert K, Carmichael S. The effect of weight loss on lameness in obese dogs with osteoarthritis. Vet Res Commun. 2010;34(3).
  15. Bissot T, Servet E, Vidal SS, Deboise MM, Sergheraert R, Egron G, et al. Novel dietary strategies can improve the outcome of weight loss programmes in obese client-owned cats. J Feline Med Surg [Internet]. 2010 Feb [cited 2017 Jun 12];12(2):104–12.
  16. Suarez L, Bautista-Castaño I, Romera CP, Montoya-Alonso JA, Corbera JA. Is Dog Owner Obesity a Risk Factor for Canine Obesity? A “One-Health” Study on Human–Animal Interaction in a Region with a High Prevalence of Obesity. Vet Sci. 2022;9(5).
  17. Sandoe P, Palmer C, Corr S, Astrup A, Bjornvad CR. Canine and feline obesity: a One Health perspective. Veterinary Record [Internet]. 2014 Dec 18 [cited 2016 Jan 11];175(24):610–6.
  18. Brown A, Flint SW, Batterham RL. Pervasiveness, impact and implications of weight stigma. Vol. 47, eClinicalMedicine. 2022.
  19. Nielson SA, Khosa DK, Clow KM, Verbrugghe A. Dog caregivers’ perceptions, motivations, and behaviours for feeding treats: A cross sectional study. Prev Vet Med. 2023;217.
  20. Hervera, M., Villaverde C. Manual de nutrición para el ATV [Internet]. Manual de Nutrición para el ATV. Barcelona, España: Multimédica ediciones veterinarias; 2022 [cited 2023 Oct 12].

Regístrate en CLINVET y podras acceder a todo nuestro contenido totalmente gratis

Sin cuotas, sin sorpresas, sin spam.
En 1 minuto estarás leyendo este artículo.

Especie

Perros359
Gatos268
Reptiles23
Conejos31
Aves22
Otros animales29

Revista

Clinanesvet

Clincardiovet

Clincirvet

Clinetovet

Clinnutrivet

Clinfelivet

Clininfectovet

Clindervet

Clinoncovet

Clinlabvet

Clinurgevet

Clinatv

Accede a CLINVET y podrás visualizar todo nuestro contenido

Recuerda que para poder leer nuestras revistas debes ser un usuario registrado y eso implica la aceptación del aviso legal y los términos y condiciones de uso. Si ya estás registrado inicia sesión.
@
*****
Acceder

Recordar contraseña


No tengo usuario, Registrarse gratis

Regístrate en CLINVET y podrás acceder a todo nuestro contenido

Las revistas Clinvet són exclusivas para veterinarios. Al registrarte, declaras ser veterinario y aceptar los Terminos y Condiciones.
@
*****
Nombre
País
Teléfono
Enviar

¿Has olvidado tu contraseña?

Indícanos tu correo electrónico y recibirás un correo con las instrucciones para restaurarla. Si no lo recibes, revisa tu carpeta de spam.
@
Enviar
Consultas