Clinatv

El cachorro neonato

Resumen breve

Este artículo habla del cachorro neonato, repasando los cuidados, manejo y posibles complicaciones desde el momento del parto hasta el final de su etapa.El cachorro tiene cuatro periodos fundamentales que son: el neonatal, el de transición, el de socialización y el juvenil. En este artículo nos centraremos en el primero, que abarca las dos primeras semanas de vida del cachorro.

Resumen

Figura 1. Cachorros neonatos de raza chow chow nacidos por cesárea.
Figura 1. Cachorros neonatos de raza chow chow nacidos por cesárea.

Este artículo habla del cachorro neonato, repasando los cuidados, manejo y posibles complicaciones desde el momento del parto hasta el final de su etapa.

El cachorro tiene cuatro periodos fundamentales que son: el neonatal, el de transición, el de socialización y el juvenil. En este artículo nos centraremos en el primero, que abarca las dos primeras semanas de vida del cachorro.

En esta etapa neonatal, el cachorro es totalmente dependiente de su madre y sus facultades visuales, y auditivas son reducidas. Las olfativa, gustativas y táctiles si están presentes.Pero aún así dependen de la madre para poder miccionar y defecar y sobre todo para su alimentación que variará del calostro a la leche . La falta de estas atenciones podrán derivar a problemas de termorregulación e infecciones como se mencionará a lo largo del artículo.

También incluye información sobre el parto, su duración, complicaciones, resolución quirúrgica y actuación del ATV en el proceso (Figura 1).

Desarrollo

El periodo de gestación tanto de una perra como de una gata es de aproximadamente 2 meses, más concretamente entre 58 a 68 días, y siendo lo más normal entre 62 y 64 días.

Los controles convenientes para una perra gestante serían:

  • Saber cuántos cachorros se esperan. Para ello, se puede planear una ecografía 15 días antes o una radiografía 10 días antes de la fecha de parto, donde se podrá apreciar el esqueleto fetal con claridad. Es importante respetar esas fechas para evitar malformaciones en los fetos.
  • También sería beneficioso saber la fecha exacta del parto, que se puede calcular mediante la realización de una ecografía y análisis de progesterona a la madre.
  • Realizar ejercicio moderado, control del peso y llevar sus vacunas y desparasitaciones tanto internas como externas al día.
  • Modificar su dieta. Aunque la comida formulada para adultos está pensada para su dieta habitual, durante el periodo de gestación necesitará un aporte adicional de nutrientes. La comida formulada para cachorros le proporcionará esos nutrientes y más energía. Se aconseja el cambio de alimentación desde las 3-4 semanas de gestación, haciendo el cambio de manera progresiva para que su sistema digestivo se adapte. No tiene que faltarle el agua fresca.

El parto en casa

Lo normal es que el parto se realice de forma natural en casa.

Los cambios que se pueden apreciar cuando llegue el momento pueden ser:

  • Cambios físicos: disminución de la temperatura. Cuando la perra vaya a parir en casa se controlará su temperatura rectal desde la última quincena, que bajará entre las 8 y las 24 horas antes de parir de los 38’5º habituales a 37’5º. En las gatas baja aproximadamente 12 horas antes.
  • Cambios comportamentales: unos días antes la madre se mostrará nerviosa. Puede que rasque su cama o el suelo, y que busque por casa un lugar tranquilo. Si esto es así, estará preparando el “nido”. Se le proporcionará una cama o caja con mantas, que sea amplia para que la madre y los cachorros estén juntos sin que surjan problemas, como que la madre aplaste a los cachorros o los cachorros estresen a la madre.

La madre tiene que tener sitio para poder estirarse o estar separada de los cachorros si lo necesita. Tiene que ser un sitio cerrado, para que los cachorros no puedan salirse, escaparse o coger frío, pero de donde la madre pueda entrar y salir sin dificultad para comer, beber, etc. Es importante que sea un lugar tranquilo, silencioso, sin extraños, y con una luz tenue.

En la mecánica del parto nos encontraremos con varias fases:

  1. La primera fase es la de la dilatación. Se producirá la relajación vaginal y dilatación del cuello del útero sin esfuerzo. Este primer periodo dura entre 6 y 12 horas, alargándose hasta las 36 horas en madres primerizas. La madre estará agitada y aumentará su frecuencia respiratoria.
    El parto se desencadena por una fuerte caída de los niveles de progesterona en sangre. La progesterona pasa de valores comprendidos entre 15-70 ng/ml a valores inferiores a 2 ng/ml.
    Los niveles de prolactina aumentan hasta llegar a un máximo poco antes del parto. La semana previa se pueden encontrar en 40±7 ng/ml, aumentando hasta valores de 117±24 ng/ml en las 36 horas anteriores.
    Los niveles de cortisol están dentro del rango normal durante la semana previa al parto (23±1 ng/ml). En la mayoría de las perras se elevan el día de antes (63±7 ng/ml) para disminuir a 20±4 ng/ml cuando llega el parto.
  2. La segunda fase es la del nacimiento de los cachorros o expulsión. Tiene una duración de entre 3 y 12 horas, pudiendo alargarse hasta las 24 horas.
    La temperatura volverá a normalizarse, o tal vez esté algo más alta de lo habitual.
    En este proceso, las contracciones uterinas acercarán a los fetos al cérvix. El feto penetra en él, lo dilata, aumenta la secreción de oxitocina y con ello la intensidad de las contracciones.
    Tras el primer cachorro, deben salir los demás (en caso de que los hubiera) con una hora de diferencia como máximo entre cada uno. Si la camada es numerosa, la madre puede necesitar descansos entre un cachorro y otro de hasta dos horas.
    El cachorro sale cubierto por una bolsa de líquido amniótico que la perra romperá con los dientes nada más aparezca por la vulva, y lamerá enseguida la cara del cachorro para limpiarle y despejarle las vías respiratorias. También cortará el cordón umbilical con la muela carnicera.
    Si se observa que la perra tiene dificultad para romper la bolsa, se debe intervenir. Lo mejor es romperla con los propios dedos ayudándose de las uñas, o con unas tijeras con mucho cuidado de no dañar al cachorro. Después hay que pinzar el cordón, usando por ejemplo un hilo, anudándolo con fuerza alrededor del cordón, a unos 2 cm del abdomen, dejando un espacio de 1 cm, volviendo a anudar con el hilo, y cortar en el espacio que hemos dejado entre los dos hilos. Tras esto, se entregará el cachorro a la madre, que se encargará de limpiarlo y darle calor.
    Si a la madre no le da tiempo a atender a un cachorro porque ya está pariendo al siguiente, hay que ayudar al neonato. Se le frotará para estimular su respiración, se le secará y se le dará calor. La mejor posición para manejarlo es la ventro-dorsal.
    Hay que evitar los fluidos en vías respiratorias, que se le retirarán con el dedo meñique. La pera de farmacia que se usa en la clínica veterinaria está en muchas casas para extraer las mucosidades a los más pequeños, así que se podría usar en las fosas nasales o boca del neonato con mucho cuidado de no ejercer demasiada presión.
  3. La tercera fase es la de la expulsión placentaria o secundinación. Aproximadamente a los 15 minutos después de parir a un cachorro, las contracciones uterinas expulsarán la placenta. Hay que evitar que la madre se coma la placenta ya que puede provocarle vómitos y diarrea.
    La madre puede necesitar ayuda si se le queda un cachorro encajado. Se estirará de él hacia abajo y con mucho cuidado, dando pequeños giros, hasta que salga totalmente y entonces se procederá al paso anteriormente descrito en el que se le colocará cerca para que lo limpie.

Tras el parto, se puede ofrecer comida y agua a la madre. Se limpiará la zona del parto para que la madre y los cachorros estén en un lugar seco y limpio.

La madre ya podrá amamantar a los cachorros. Si no se acercan o la madre no sabe cómo hacerlo, hay que ayudarles y guiarlos. Si hay más cachorros que mamas, habrá que ir alternándolos y vigilar que todos mamen. Si no segrega suficiente calostro o son demasiados cachorros, se les ayudará con biberón con leche maternizada artificial para neonatos, como se explicará más adelante.

Problemas en el parto

En ocasiones, en los partos aparecen complicaciones. Si son problemas que han surgido durante el parto, el veterinario decidirá en base a la salud de la madre y a la de los fetos si puede resolverlos de forma manual o médica y ayudar a la madre a finalizar el parto de forma natural, o si deberá intervenir quirúrgicamente practicando una cesárea.

El veterinario puede prever en la mayor parte de los casos si está ante una gestación y parto de riesgo y puede programar una cesárea calculando, según ya se ha comentado antes, la fecha del parto.

Parto anormal o distocia (dificultad en el parto)

Clasificación de las distocias:

  1. Distocia de origen maternal
    • Inercia uterina. Puede ser primaria o secundaria. La primaria es cuando el útero no responde a las señales fetales, que puede darse porque solo hay un cachorro o porque la camada es numerosa y hay distensión en la pared uterina. La secundaria se produce cuando hay contracciones, pero cesan porque hay agotamiento del músculo uterino.
    • Obstrucción en el canal del parto debido a un canal pélvico estrecho (fractura, inmadurez) y anormalidades vaginales como bandas, estenosis, hiperplasia y prolapso.
    • Malformación congénita del útero, torsión y rotura uterina, o hernia inguinal uterina.
  2. Distocia obstructiva de origen fetal:
    • Por una mala orientación.
    • Por un tamaño excesivo (síndrome del cachorro único).
    • Por una malformación (como anasarca).
    • Por muerte fetal.

Como identificar problemas en el parto:

  • Si empiezan las contracciones y tras media hora aún no ha nacido ningún cachorro.
  • Si tras nacer el primer cachorro, sigue con fuertes contracciones y no nace el segundo.
  • Si un cachorro se queda atascado.
  • Si tiene una secreción vaginal verdosa y de mal olor hasta 12 horas tras el parto.
  • Si la madre se queja o parece que tiene dolor.

Condiciones que predisponen a sufrir problemas en el parto y, por lo tanto, a programar una cesárea:

Figura 2. Camada de bulldog inglés, raza braquicefálica predispuesta a cesárea.
Figura 2. Camada de bulldog inglés, raza braquicefálica predispuesta a cesárea.
  • Edad de la madre.
  • Razas braquicefálicas y razas toy.
  • Obesidad.
  • Antecedentes de distocia (Figura 2).

Entre el 60 y el 80% de los casos de distocia se resuelven con intervención quirúrgica y el resto, con tratamiento médico y/o manipulación externa.

La ayuda manual se dará cuando un cachorro quede atascado en el canal del parto y la intervención del veterinario no sea un riesgo para la madre. La extracción del cachorro será muy cuidadosa, y se evitarán utensilios como fórceps. Se podrán usar lubricantes para facilitar la expulsión.

Si viene mal colocado, con mucho cuidado intentaremos corregir su posición para un buen nacimiento.

El tratamiento médico se basará principalmente en administrar a la madre gluconato de calcio y oxitocina.

Previamente, administraremos fluidoterapia, basada en fluidos glucosados del 10 al 20% en dosis de mantenimiento.

Si la madre tiene contracciones débiles, se puede administrar gluconato cálcico al 10%, en dosis de 0,22 ml/kg. La vía más segura es la subcutánea. Pueden aparecer pequeños granulomas en los puntos de inyección, pero evitamos las arritmias de la vía intravenosa. El calcio aumenta las contracciones uterinas, por lo que a veces no es necesario administrar oxitocina. Se puede aplicar cada 4-6 horas, o antes de la expulsión de un cachorro.

Tras el gluconato cálcico se puede administrar oxitocina si las contracciones son menos frecuentes e intensas de lo normal, y la frecuencia cardiaca de los cachorros es normal (190-220 latidos por minuto). En dosis bajas, 0,5-2 unidades por vía intramuscular o subcutánea, es igual de efectiva y más segura. Estimula las contracciones y favorece la involución uterina, entre otras cosas. También tiene una corta duración de acción, y provoca mayor riesgo de muerte fetal ya que tiende a acelerar la separación de la placenta, por lo que en caso de cesárea, dejar pasar media hora desde su uso. Se pueden administrar máximo 3 dosis, cada 30 minutos.

La administración de glucocorticoides también puede ser de gran ayuda en la distocia. Se administraría dexametasona a dosis 0,4 mg/kg, que desinflama el cuello uterino y el canal del parto.

La cesárea

La cesárea será realizada por un veterinario cualificado y será ayudado por un ATV, siendo otro ATV el encargado de la reanimación de los neonatos (lo conveniente sería un ATV por cachorro).

Para un buen desarrollo de la cesárea, es importante el control previo a la madre. Esto incluye un examen clínico, y pruebas de laboratorio como un análisis de sangre completo, que incluiría un hemograma, bioquímica y control de electrolitos.

Respecto al proceso quirúrgico, se debe asegurar una buena preparación del quirófano, y programar una anestesia correcta, ya que todas las drogas atraviesan la barrera placentaria y afectan a los fetos.

Puede que cuando comencemos la cesárea, el parto haya empezado hace horas, pudiendo estar madre y fetos en riesgo por deshidratación, hipotensión, hipocalcemia e hipoglucemia, entre otras cosas, de la madre. Así que se procederá a actuar con rapidez pero seguros y tranquilos.

El ATV preparará a la madre, colocándola en decúbito dorsal solo cuando ya se vaya a anestesiar, esperando mientras en decúbito lateral para evitar comprimir con el peso del útero la vena cava caudal y la aorta.

Es necesario que la paciente tenga una vía permeable colocada.

Se rasurará la zona donde se va a realizar la incisión y se desinfectará siguiendo el protocolo establecido en el quirófano, que dependerá de cada clínica.

Se preparará un espacio para atender a los cachorros. Este espacio dependerá de lo numerosa que sea la camada. Se dispondrán empapadores, toallas, papel secamanos, pinzas hemostáticas estériles, unas tijeras, una pera de neonato, fuente de oxígeno, una mascarilla pequeña, y sutura.Y un área segura para ir colocando los cachorros para su estimulación. También se preparará una incubadora atemperada para dejar descansar allí a los cachorros a la espera de que la madre pueda atenderles (Figuras 3 y 4).

Figura 3. Incubadora atemperada.
Figura 3. Incubadora atemperada.
Figura 4. Espacio para reanimar al neonato.
Figura 4. Espacio para reanimar al neonato.

A continuación se describen los pasos a seguir por el ATV encargado de los neonatos cuando empiece la cesárea:

  • El veterinario extraerá a los cachorros uno a uno de los cuernos uterinos. El ATV se llevará al neonato, lejos del campo quirúrgico para no contaminarlo, al espacio habilitado para su reanimación.
  • Se procederá a romper el saco amniótico con rapidez, se colocará una pinza hemostática en el cordón umbilical a una distancia mínima de 4 cm del abdomen y se cortará con unas tijeras tras la pinza para separar la bolsa del cachorro.
Figura 5. Neonato con síndrome de cachorro único en fase de reanimación.
Figura 5. Neonato con síndrome de cachorro único en fase de reanimación.
El cachorro necesita tener las vías respiratorias liberadas cuanto antes. Se procederá por tanto a usar la pera para extraer los líquidos que tenga en sus fosas nasales y boca. Se frotará cuidadosamente con una toalla o papel secamanos para activar su sistema respiratorio y a la vez contrarrestar la posible hipotermia (Figura 5).
  • Sus mucosas deben de ser rosadas. Si esta cianótico, se aconseja la administración de oxígeno, pudiendo ser necesaria también la reanimación boca a boca.
  • Se anudará el cordón umbilical con una sutura catgut a unos 2 cm del abdomen, y se cortará unos minutos después para retirar el cordón sobrante. Se desinfectará con povidona yodada.
  • Es necesario comprobar si hay algún tipo de malformación congénita en el neonato. Las principales patologías congénitas del neonato son el paladar hendido (pudiendo ser éste por un exceso de vitamina A), la diabetes insípida nefrogénica, la imperforación anal, fístulas en la zona genital y perianal, cierre precoz de las fontanelas (pudiendo ser por un exceso de vitamina D), el síndrome del cachorro nadador y el cachorro anasarca.
  • Mantener al neonato con una temperatura correcta hasta que se vaya con su madre, que sería de 27 a 32ºC ambiente. Puede ser en incubadora o con manta eléctrica, bolsa de agua caliente o cualquier otro sistema seguro para ellos.
  • Su frecuencia cardíaca será de 200 a 250 ppm. De adulto, estará en las 100-130 ppm.
  • Su frecuencia respiratoria, de 15 a 35 por minuto. De adulto, de 20 a 24 por minuto.
  • Los cuidados que el ATV debe llevar a cabo en la hospitalización son:

    • Vigilar si rechaza o intenta morder a los cachorros, que ocurre a veces con las primerizas y tras una cesárea.
    • Control de presencia de calostro y la cantidad.

    La madre debe despertar pronto tras la cesárea. Tan pronto como sea posible, la madre y los cachorros serán dados de alta y llevados a su ambiente natural para una recuperación juntos y sin estrés.

    Etapas del cachorro

    En el desarrollo del cachorro podemos distinguir diferentes etapas:

    1. El periodo prenatal, de la concepción al parto. Se recomienda una ecografía al mes de la monta y otra ecografía tres semanas después para ver cómo va la gestación, la madre, medir a los cachorros y calcular el día del parto.
      Las primeras semanas la madre apenas sufre cambios visibles, por lo que en muchas ocasiones esta etapa pasa desapercibida. En la tercera semana, las células del embrión se implantan en el útero y empieza el desarrollo. Hacia la cuarta semana, se puede observar la columna vertebral del cachorro. Entre la quinta y la sexta semana, el cachorro estará en torno a los 2-3 cm de tamaño y su desarrollo empezará a ser muy rápido. Se podrá escuchar su latido. En la séptima semana, ya habrá alcanzado el tamaño que tendrá en el parto. Entre la octava y novena semanas, las últimas, el cachorro tomará una de las siguientes dos posiciones: anterior (saldría primero la cabeza en el momento del parto) o posterior (las patas traseras serían las primeras en aparecer).
    2. El periodo neonatal, del nacimiento a los 10-13 días. El periodo neonatal en el perro va desde que nace hasta los 13 días de edad, mientras que en el gato este periodo es más breve, aproximadamente hasta los 10 días. Dependen totalmente de la madre ya que no oyen ni ven, ni son capaces de regular su propia temperatura. Si que tienen gusto, olfato y tacto.
    3. El periodo de transición, entre los 12 y los 21 días. El cachorro empieza a abrir los ojos, a oír, a tener algunos reflejos, a explorar. Debe de empezar a acostumbrarse a todo tipo de sonidos, olores, personas, animales, etc. También comienza el apego, un vínculo con la madre importante en su desarrollo, ya que le dará seguridad y también le corregirá los errores.
    4. El periodo de socialización, de los 21 días a los 3 meses. El patrón infantil termina y el cachorro siente atracción por el entorno. En este periodo se aprecia la mayor maduración neurológica, física y conductual, y comienza el aprendizaje. Empieza el plan de vacunación y desparasitación.
    5. El periodo juvenil, de los 3 meses hasta la edad adulta. Etapa de gran curiosidad y de ganas de jugar. Es conveniente tener al día la pauta de vacunación para poder salir a la calle e interactuar con otros perros y con el medio donde vayan a vivir.

    El cachorro neonato

    Figura 6. Camada de cachorros neonatos durmiendo.
    Figura 6. Camada de cachorros neonatos durmiendo.

    Este periodo abarca las dos primeras semanas de vida del cachorro.

    El estado de salud del cachorro al nacer depende de varios factores: la salud de la madre, la genética de los padres, y como haya transcurrido el parto.

    En esta etapa el cachorro pasa la mayor del tiempo durmiendo y comiendo, y depende totalmente de la madre. Carece de vista y oído. Tiene tacto, gusto, olfato, siente el calor, y también siente el dolor.

    Su temperatura al nacer oscila entre los 35-36º C, situándose entre los 36 º y 37 º durante las 2 primeras semanas (Figura 6).








    Alimentación del neonato

    El cachorro es amamantando por la madre con calostro en primer lugar y luego leche cada 3-4 horas.

    ¿Qué es el calostro? Es el primer alimento que recibe el neonato por parte de su madre y es fundamental para el desarrollo de sus defensas. Aporta anticuerpos, factores de crecimiento, y compuestos bioactivos que ayudan a la maduración del intestino.

    El sistema inmunitario del cachorro al nacer es débil y no puede defenderse de agentes infecciosos externos. Algunas especies pasan anticuerpos al feto por la placenta, pero el tipo de placenta del perro no lo permite. De ahí la importancia de la lactancia y el calostro. El calostro lo genera la madre solamente durante las 24-72 horas posteriores al parto. Los cachorros deben tomarlo en las 24-48 horas tras su nacimiento para beneficiarse de él.

    Si la madre no tiene suficiente leche o es imposible su presencia para amamantarlos, se debe alimentar con leche maternizada formulada para cachorros de su edad mediante biberón, tetina, jeringa (cuidado con estos utensilios ya que pueden administrar una cantidad excesiva de leche pudiendo provocar una neumonía por aspiración. Hay que verificar siempre que sean ellos quienes ejerzan la deglución de la leche antes de continuar administrándola) o con sonda (que la colocación sea la correcta y no esté colocada en tráquea).

    Hay leche especial para el neonato que simula el calostro, y otra para los días posteriores hasta lo que sería el destete o la introducción a la dieta sólida.

    Para los gatitos hay una sola fórmula, que se dará desde que nacen hasta que coman por sí mismos.

    En las primeras semanas, el peso de los cachorros aumentará entre un 5% y un 10% a diario.

    El consumo calórico de los neonatos es elevado. La primera semana se calculan de 13 a 15 Kcal por cada 100 gr de peso corporal, mientras que en la segunda semana es de 15 a 20.

    Estimulación y cuidados

    El cachorro es estimulado por la madre mediante el lamido en sus genitales para miccionar y defecar. Si no está la madre, es importante que el encargado del neonato imite el gesto de la madre con una gasa húmeda tibia tras cada toma.

    El neonato no es capaz de regular su temperatura por sí mismo. La madre le ayudará, pero si no está o no es suficiente, se colocará una bolsa de agua caliente, foco de calor, estufa o aire acondicionado. Cuidado con no exponer directamente sobre el cachorro o la madre ya que pueden producir quemaduras.

    Hay que vigilar que haya una adecuada ventilación donde estén, así como controlar la humedad y la limpieza.

    Principales complicaciones

    • Hipoxia. Se produce al respirar los líquidos procedentes de las bolsas fetales por una expulsión lenta y una rotura de las bolsas en el canal del parto. La muerte neonatal se reduce de manera significativa cuando el parto es asistido por un veterinario. El neonato con hipoxia tiene dificultad respiratoria, apnea y cianosis, y es rechazado por la madre.
    • Deshidratación. Ocurre por ingerir menos cantidad de leche de la recomendada, o por una humedad ambiental inferior al 35%. Los síntomas son pérdida del reflejo de succión, disminución de su vitalidad, lloros, enfriamiento y pliegue cutáneo. Hay que controlar su peso a diario. Este desciende en las primeras 24 horas de vida del neonato, recuperándolo al día siguiente. Se puede rehidratar con biberones con agua azucarada, lactancia artificial, o en casos más graves, recurrir a la fluidoterapia.
    • Hipotermia. El neonato es sensible a sufrir enfriamientos, sobre todo en camadas poco numerosas. La temperatura ambiente no debe bajar de 20ºC. Los síntomas serán perdida del reflejo de succión, aumento de la FR y disminución de la FC, hipoxia tisular y acidosis metabólica. Se tratará como ya hemos indicado anteriormente, aplicando calor y teniendo cuidado con las posibles quemaduras.
    • Hipoglucemia. Ocurre en camadas muy numerosas, en cachorros huérfanos, y cuando la madre tiene mastitis o produce poca leche. El cachorro presenta hipotermia y deshidratación, pérdida del reflejo de succión, bradicardia, disnea, temblores. Hay que ayudarle alimentándole de forma artificial y en casos más graves, aplicar fluidos glucosados.

    El síndrome del cachorro debilitado consiste en un neonato que sufre hipotermia, deshidratación e hipoglucemia. Su pronóstico es grave, no pudiendo hacer frente además a infecciones o parasitosis.

    • Malformaciones congénitas (hablamos de ellas con más detalle en el apartado La cesárea).
    • Septicemia bacteriana. Los factores que hacen que un neonato pueda desarrollarla son una endometritis en la madre, un parto largo, alimentación artificial que viene dada por una salud débil en el neonato o que puede provocar neumonía por aspiración, bajo peso al nacer e hipotermia. Los organismos más frecuentemente asociados E. coli, estreptococos, estafilococos, y Klebsiella spp. Los síntomas son disminución del peso, hematuria, diarrea, dolor abdominal, temblores, lloros, etc. El diagnóstico es difícil y pueden morir antes de mostrar síntomas. Se debe administrar antibiótico bactericida, suplementar la alimentación, fluidoterapia y controlar la temperatura.

    Conclusión

    Figura 7. Veterinario y ATV durante una cesárea de una perra con distocia.
    Figura 7. Veterinario y ATV durante una cesárea de una perra con distocia.

    En este artículo hemos hablado del neonato, de sus características, necesidades y complicaciones. También de cómo ayudarle a nacer por parto natural o cesárea con la máxima seguridad posible, y también a que afronte sus primeros días con éxito ya que es muy delicado.

    El ATV debe estar preparado tanto para ayudar dando información si el parto sucede en casa de forma natural, como para ser parte fundamental de la cesárea en la clínica veterinaria, ya que es la persona que colabora con el veterinario en la intervención quirúrgica y es quien reanima y cuida al neonato en sus primeros momentos de vida (Figura 7).








    Bibliografía

    Simón Martí Angulo - Enfermedades de los neonatos - publicado en colvema.org

    Almudena Borja Cepeda, Lidia Nela Rubio Laguna - El desarrollo del cachorro - Ateuves nº 33

    Chastant-Maillard S., Aggouni C., Albaret A.., Fournier A, Mila H. - Canine and feline colostrum

    Lactancia de la perra - Publicado por Equipo Veterinario de Barkibu en 2016

    Antonio Peña Rodríguez - Gestación, parto y complicaciones en el parto - Ateuves nº 17

    Simón Martí Angulo - El parto de la perra - Publicado en colvema.org

    Parto y gestación en perras - Publicado en purina.es

    Antonio Peña Rodríguez - Gestación, parto y complicaciones en el parto - Ateuves nº 17

    Jorge Mario Cruz, Jaime A. Osorio - Consideraciones de la operación cesárea en la perra - Argos PV, 2007

    Las complicaciones en el parto de las perras - El blog de Arion

    Clementine Jean-Philippe - Beneficios de los suplementos con calostro en cachorros y gatitos - Argos PV, 2011

    Simón Martí Angulo - La distocia en la perra - Argos PV, 2017

    Simón Martí Angulo - El parto de la perra - Publicado en www.colvema.org

    Parto y gestación en perras – publicado en purina.es

    Antonio Peña Rodríguez - Gestación, parto y complicaciones en el parto - Ateuves nº 17

    Simón Martí Angulo - La cesárea en la perra y la gata – Publicado en colvema.org

    M.V. Mario Hernan Spicoli - Requerimiento nutricional del cachorro en el periodo neonatal y en su etapa de crecimiento – Publicado en Foyel.com

    Moon P.F., Massat B.J., Pascoe P.J. Neonatal critical care. VCNA.31, 2001

    Simón Martin Angulo - Enfermedades de los neonatos – Publicado en www.colvema.org

    Regístrate en CLINVET y podras acceder a todo nuestro contenido totalmente gratis

    Sin cuotas, sin sorpresas, sin spam.
    En 1 minuto estarás leyendo este artículo.

    Especie

    Perros352
    Gatos265
    Reptiles23
    Conejos31
    Aves22
    Otros animales29

    Revista

    Clinanesvet

    Clincardiovet

    Clincirvet

    Clinetovet

    Clinnutrivet

    Clinfelivet

    Clininfectovet

    Clindervet

    Clinoncovet

    Clinlabvet

    Clinurgevet

    Clinatv

    Accede a CLINVET y podrás visualizar todo nuestro contenido

    Recuerda que para poder leer nuestras revistas debes ser un usuario registrado y eso implica la aceptación del aviso legal y los términos y condiciones de uso. Si ya estás registrado inicia sesión.
    @
    *****
    Acceder

    Recordar contraseña


    No tengo usuario, Registrarse gratis

    Regístrate en CLINVET y podrás acceder a todo nuestro contenido

    Las revistas Clinvet són exclusivas para veterinarios. Al registrarte, declaras ser veterinario y aceptar los Terminos y Condiciones.
    @
    *****
    Nombre
    País
    Teléfono
    Enviar

    ¿Has olvidado tu contraseña?

    Indícanos tu correo electrónico y recibirás un correo con las instrucciones para restaurarla. Si no lo recibes, revisa tu carpeta de spam.
    @
    Enviar
    Consultas