Clinatv

Estudio Radiológico

Resumen breve

El estudio radiológico es el primer método de diagnóstico por imagen en la clínica diaria.El objetivo de este artículo es facilitar las pautas a la hora de realizar un estudio radiológico en la clínica.Hoy en día existen muchos métodos de diagnóstico por imagen de alta resolución, tomografía computarizada (TC), fluoroscopia, ecografía, resonancia magnética, etc.; pero el primer método para ayudar en el diagnóstico es la radiografía. 

Resumen

El estudio radiológico es el primer método de diagnóstico por imagen en la clínica diaria. El objetivo de este artículo es facilitar las pautas a la hora de realizar un estudio radiológico en la clínica.

Hoy en día existen muchos métodos de diagnóstico por imagen de alta resolución, tomografía computarizada (TC), fluoroscopia, ecografía, resonancia magnética, etc.; pero el primer método para ayudar en el diagnóstico es la radiografía.

En muchas clínicas veterinarias, el auxiliar es el encargado de realizar las radiografías y procesarlas. Para que la calidad de la imagen final sea la mejor posible con equipo disponible, es esencial la comprensión de los principios implicados en la realización de radiografías. Una mala técnica o un error pueden conllevar la pérdida de información o la aparición de artefactos.

La calidad radiográfica se define como la fidelidad en la representación de las estructuras anatómicas del paciente reflejadas en la radiografía. Así pues, es obvio que, para realizar diagnósticos precisos es fundamental que la calidad radiológica sea óptima.

Los rayos X son un tipo de radiación ionizante, por tanto, peligrosa. Sin embargo, siguiendo unas normas básicas de protección, el riesgo de daño personal se reduce considerablemente.

Introducción

El primer método de diagnóstico es el estudio radiológico, ya que se puede obtener mucha información o el diagnóstico definitivo.

La calidad radiográfica se define como la fidelidad en la representación de las estructuras anatómicas del paciente reflejadas en papel radiográfico o, como ocurre hoy en día, en radiografía digital. Por ello, es muy importante que la calidad radiográfica sea la adecuada para que no lleve a falsos diagnósticos o cree dudas.

El papel del ATV en estos casos es fundamental ya que, en muchos centros, el encargado de realizar esta prueba es él mismo o sirve como ayuda a la hora de realizar el estudio.

Es necesario conocer, aunque no sea minuciosamente pero si entender, en que consisten los rayos X o el aparato de rayos y hay distintos factores que condicionarán que la calidad sea óptima.

¿Qué son los rayos X?

Son una forma de radiación electromagnética similar a la luz visible, pero con una longitud de onda más corta. Otros tipos de radiación electromagnética serían las ondas de radio, microondas, las de radar, etc.

Los rayos X son una forma de energía electromagnética no perceptible a la vista. Son utilizados de manera general para la obtención de imágenes de órganos que se encuentran en el interior del cuerpo humano.

Los fotones que componen la imagen de rayos X, realmente son invisibles, y por ello, se deben plasmar sobre un soporte que permita su visualización.

Son propiedades de los rayos X:

  • Poder de penetración.
  • Atenuación.
  • Efecto fotográfico.
  • Efecto fluorescente.
  • Efecto, ionizante.
  • Efecto biológico.

Para el estudio radiológico se hace uso de la propiedad de penetración y el efecto fotográfico que fue descubierto por Marie Currie.

Equipo radiológico

Figura 1. Ejemplo de equipo de rayos.
Figura 1. Ejemplo de equipo de rayos.

Los equipos utilizados en radiodiagnóstico deben estar siempre ubicados de manera que se pueda evitar en la medida de lo posible el mayor nivel de radiación (Figura 1).

Los principales aspectos sobre la composición y el funcionamiento de los equipos de radiología:

  • La producción de los rayos X se basan en un fenómeno físico, por el cual, una serie de electrones se mueven dentro de un tubo a una velocidad muy elevada.
  • La formación de los rayos X, se produce en el tubo de rayos X.
  • El tubo de rayos X, se puede considerar que es un diodo.
  • El tubo de rayos X, puede tener diversos tipos de soporte, como son el de techo, el de columna o el de suelo.
  • En cuanto al revestimiento de protección, y la carcasa, ambos son elementos que forman una única estructura que envuelve al tubo para su protección.
  • Los elementos principales del interior del tubo son el ánodo y el cátodo.

Componentes del aparato de rayos X

Un generador que proporciona la potencia eléctrica al tubo.

Un transformador que incrementa o disminuye el voltaje en un circuito. El aparato de rayos X incluye un circuito de alto voltaje y un circuito de bajo voltaje o del filamento.

El circuito de alto voltaje proporciona un potencial eléctrico alto necesario para acelerar los electrones del cátodo al ánodo. Está formado por un autotransformador y un transformador de intensificación. El transformador de intensificación incrementa el voltaje de entrada (110 o 220 V) al kilovoltaje necesario para acelerar los electrones a la velocidad necesaria para producir los rayos X al colisionar con el ánodo. El autotransformador corrige las fluctuaciones de la red eléctrica. El circuito de bajo voltaje o del filamento proporciona el amperaje necesario para calentar el filamento. Consta de un transformador colocado entre el filamento del cátodo y la entrada del voltaje y que reduce el voltaje a aproximadamente 10V. Este transformador se conecta en el panel de control del aparato de rayos al control de mA. El mA es directamente proporcional al número de rayos X producidos en un periodo de tiempo.

Rectificador: cambia la corriente alterna a continua y consigue que el flujo de electrones vaya en una sola dirección.

Interruptor del temporizador: controla el tiempo de exposición, tiempo en el cual se aplica el alto voltaje en el tubo de rayos X. Los tubos pueden estar dispuesto de manera fija, en suspensión o ser portátiles.

Las consolas, donde se controlan los factores de exposición pueden encontrarse dentro de la sala, incorporadas en el tubo o fuera de la sala, en una sala de control anexa.

Factores de exposición, colimador y rejilla

Miliamperaje y tiempo (mAs)

La corriente eléctrica que calienta el filamento se mide en miliamperios. Al aumentar el miliamperio aumentan el número de electrones producidos en el haz. Así también aumenta el número de interacciones entre los electrones y el ánodo y en consecuencia el número de rayos X. La cantidad de rayos producidos durante una exposición dependerá también del tiempo de exposición. Existe una relación directa entre el mA y el tiempo de exposición. Emplear altos mA y tiempos cortos es de gran ayuda para minimizar el movimiento durante la exposición.

Kilovoltaje (kV)

La energía cinética de los electrones al colisionar con el ánodo es proporcional a la diferencia de potencial entre ánodo y cátodo, es decir al kilovoltaje. A mayor kV, mayor es la velocidad de los electrones y esto incrementa la energía de los rayos X. Así el kV determina el poder de penetración de los rayos X.

Distancia

La distancia entre el tubo de rayos X y la placa es la distancia foco-película (DFP). Al aumentar la distancia, la intensidad de los rayos X disminuye. Por ello es importante mantener la distancia constante, ya que va ligada a los factores de exposición. Normalmente la DFP utilizada en veterinaria es de 100 cm. En cavidad torácica se pueden utilizar distancias de 120-150 cm. Si se cambia la DFP la cantidad de rayos X debe cambiarse para adaptarse a la nueva distancia.

Nuevo mA = anterior mA x (nueva DFP)2/(anterior DFP)2

La distancia objeto-película (DOP) es la distancia entre la parte a radiografiar y la placa. El mayor detalle se obtiene con el paciente lo más cerca de la placa posible ya que, al aumentar la distancia, se produce magnificación y se reduce el detalle.

Colimador

Es un dispositivo utilizado para controlar el tamaño y forma del haz primario de rayos X. Está formado por unas láminas de plomo situadas en la ventana del tubo. El colimador incorpora una fuente de luz que facilita la visualización del tamaño del campo a irradiar. Si se reduce el tamaño del haz de rayos se reduce también la radiación dispersa.

Rejillas

El efecto Compton, que tiene lugar en el paciente es la principal fuente de radiación dispersa, que al llegar a la placa reduce el contraste en la radiografía y causa borrosidad. La cantidad de radiación dispersa está directamente relacionada con la densidad del paciente, el volumen irradiado y la energía del haz de rayos (kVp). Las rejillas evitan que esta radiación dispersa llegue a la placa.

La rejilla es una estructura plana rectangular, formada por láminas de plomo y aluminio dispuestas de forma alternante y normalmente ligeramente anguladas. Parte de los rayos que se trasmiten a través del paciente sin cambiar su dirección traspasan la rejilla a través de las láminas de aluminio, mientras que la radiación dispersa que lleva ángulos alterados queda absorbida en las láminas de plomo. Evidentemente, parte de los rayos primarios también quedan inevitablemente absorbidos, por lo que al usar rejilla se tiene que aumentar el mAs de 2-3 veces para compensar esa pérdida. Las tiras de plomo varían en tamaño y ángulo entre diferentes tipos de rejilla, pero cada rejilla siempre tiene un punto donde el rayo central debe estar centrado. Este punto se denomina punto focal o línea focal de la rejilla e idealmente debe coincidir con el punto focal del tubo. Existen diferentes modelos de rejilla, según la disposición de la tiras de plomo y también diferentes clases según su movilidad. Las rejillas fijas se encuentran debajo de la mesa o montadas en el chasis de manera permanente. Las rejillas móviles, conocidas como Bucky, disponen de un mecanismo de movimiento uniforme durante la exposición que permite eliminar la visualización de las líneas de la rejilla que podrían observarse en la imagen radiográfica. Las rejillas se utilizan generalmente cuando el grosor de la zona a radiografiar es superior a 10 cm en abdomen, cabeza y extremidades y de 15 cm en cavidad torácica.

Radiología analógica

En este tipo de radiología no digital se utilizan películas radiográficas, pantallas reforzadoras y chasis.

Chasis

El chasis es un estuche rígido donde se coloca la película quedando ésta protegida y en contacto con las pantallas reforzadoras. Existes diferentes tamaños para adaptarse a los tamaños de películas y pantallas reforzadoras.

Pantallas reforzadoras

Son hojas con cristales de fósforo montadas en una base de plástico. Generalmente se emplean dos pantallas montadas en el interior del chasis, quedando la película entre ambas. Las películas radiográficas son más sensibles a los fotones de luz visible que a los rayos X, por ello, se aprovecha la capacidad de los rayos X para producir fluorescencia en los compuestos de fósforo, transformando los rayos X en luz visible. El principal objetivo es reducir la cantidad de rayos X necesaria para producir una radiografía diagnóstica, pudiendo reducir el mAs y por lo tanto la dosis que recibe el paciente cuando se utilizan pantallas reforzadoras. Están formadas por 4 capas. Una capa protectora de plástico protege a la capa de fósforo que se coloca por debajo de esta. La capa de fósforo está compuesta por cristales de fósforo y por debajo de esta se encuentra una capa reflectante que actúa reflejando la luz de la parte posterior de la pantalla hacia la parte anterior. Finalmente, una base de plástico o cartón sirve como soporte para sujetar la capa de fósforo al chasis.

Las pantallas actuales están hechas con cristales de fósforos de los denominados tierras raras (lantano y gadolinio) que emiten luz verde (pantallas de tierras raras u ortocromática).

Anteriormente se utilizaban cristales de tungstato de calcio que emitían luz del espectro de los azules (pantallas universales). Las pantallas tienen diferente velocidad en función del tamaño del cristal, grosor de la capa de fósforo, la eficacia de la capa reflejante y los pigmentos de la capa de fósforo. Cuanto mayor sea el tamaño del cristal más grande es la emisión de luz y menor la radiación electromagnética necesaria para exponer la película radiográfica. Sin embargo, al aumentar el tamaño del cristal se reduce el detalle de la imagen. Si los cristales son más pequeños la imagen tendrá más detalle, pero también se necesita más radiación. Al aumentar el grosor de la capa de fósforo la absorción de rayos x y la emisión de luz incrementa, pero también se produce una reducción del detalle de la imagen. Así, la velocidad de las pantallas se clasifica en tres categorías:

  • Lenta (alta definición, grano fino), empleadas para detalle óptimo cuando el tiempo de exposición no es un factor limitante.
  • Media (regular, normal, estándar), más utilizado, al proporcionar buena resolución a dosis relativamente baja.
  • Rápida (alta velocidad). Reducen el tiempo de exposición de manera significativa, por lo tanto utilizadas en región de gran grosor.

Película radiográfica

La película radiográfica está formada por una base de poliéster impregnada por ambos lados de una emulsión de cristales de plata. Cuando los fotones luminosos interaccionan con los cristales de plata se forma una imagen latente que a través del revelado se transformará en una imagen visible. Existen también diferentes tipos de película, según si se utiliza pantalla reforzadora o no. Si se utilizan pantallas, los cristales de plata tienen que ser sensibles a los fotones luminosos que emite la pantalla (azul o verde). Las películas también presentan diferente velocidad según el tamaño de los cristales, de una manera similar a las pantallas, cristales más grandes aumentan la rapidez de la película.

Revelado

Es el proceso por el cual se obtiene la imagen definitiva a partir de la imagen latente de la película. Consta de 4 etapas: revelado, baño de paro, fijado, lavado y secado. Pueden ser manuales o automáticas. El líquido de revelado contiene una solución química que convierte los cristales de plata expuestos a los fotones en plata metálica, pero no tiene efecto sobre los cristales no expuestos.

Depende de la temperatura y el tiempo, siendo recomendable una temperatura constante de 18º. La solución se oscurece con el tiempo, adoptando un color pardo, lo que indica necesidad de cambiarlo. El baño de paro contiene una solución ácida que al neutralizar la acción del revelador, para su acción.

Durante el fijado, los cristales de plata no expuestos se disuelven y se eliminan de la emulsión de la película, quedando estas áreas claras. El tiempo de fijado suele ser el doble que el de revelado.

Después de la fijación la película se lava para eliminar cualquier resto de sustancia química que pueda quedar. Si no se lava bien se vuelve marrón con el tiempo.

Finalmente, la película se seca para poder interpretarla y archivarla. El proceso de manipulación de películas y su revelado tiene que realizarse en una cámara oscura, que solo tenga una luz inactínica con un filtro coloreado (según el tipo de película).

Radiología digital

La radiología digital está sustituyendo a la radiología analógica, proporcionando ventajas respecto a esta, tales como sistema de archivo y comunicación digital de las imágenes, más fácilmente disponibles y distribuibles.

Los principios físicos de la radiografía digital son los mismos que los de la radiografía analógica, utilizándose los mismos tubos de rayos X. La diferencia radica en que en lugar de utilizar la combinación de película/pantalla, se utilizan detectores digitales para generar la imagen.

Existen diferentes tipos de radiografía digital: la radiografía computarizada (CR) y la radiografía digital directa (DDR).

Radiología computarizada (CR)

La radiografía computarizada utiliza un detector fotoestimulable alojado en un chasis similar al de la radiografía analógica. Cuando los rayos X llegan al detector, la energía de los rayos X queda almacenada por este. Después, el chasis se coloca en un lector, que contiene un láser, un escáner óptico, un tubo fotomultiplicador y una plataforma motorizada. El detector es escaneado con el láser, cosa que causa que la energía almacenada sea emitida en forma de luz La luz producida en cada punto de la imagen es recogida por un sistema óptico que se acopla al tubo fotomultiplicador. Los fotomultiplicadores recogen esta luz que es convertida por un conversor digital analógico (ADC) en cargas eléctricas. A cada señal analógica se le asigna un valor binario que corresponde al brillo de cada pixel, formando en conjunto una imagen matriz (normalmente de 2048 x 2048). El proceso posterior es realizado por el software, manipulando los datos para identificar un nivel de gris para cada pixel. Una característica del software es que realza el contraste en la imagen. Otra de las características es que permite un mayor rango de exposición que la radiografía analógica, reduciendo las repeticiones de la radiografía por errores de valores de exposición. Posteriormente la placa se expone a una luz muy brillante quedando así vacía de imagen latente y pudiéndose volver a utilizar.

Radiografía digital directa (DDR)

La DDR se diferencia de la CR en que el detector captura los rayos X y produce una imagen digital que es enviada directamente a un ordenador para su interpretación, eliminando la necesidad de un lector de placas. Así, se obtiene la imagen más rápidamente. Según su conformación y tecnología utilizada, existen dos tipos de detectores de lectores de salida de DDR, los detectores de panel plano (que pueden ser de conversión directa o indirecta) y los dispositivos de cargas interconectadas (CCD charge coupled devices).

Tras la exposición y la lectura de salida, los datos son procesados. El procesamiento de la imagen se utiliza para mejorar su calidad, reduciendo el ruido de la misma y optimizando el contraste para el visionado. Las imágenes digitales obtenidas son unidades de imagen o píxeles. La colección bidimensional de píxeles se llama matriz y se expresa normalmente en longitud (píxeles) x anchura (píxeles). La máxima resolución alcanzable viene determinada por el tamaño del píxel y el de la matriz. Cuanto más pequeño sea el tamaño del píxel (o más grande la matriz) más alta será la resolución máxima alcanzable.

Para poder interpretar una radiografía es necesario que esta tenga una calidad adecuada y estar familiarizado con los principios básicos de producción de la radiografía.

En la calidad de una imagen radiográfica intervienen diferentes factores, entre los que se incluyen:

  • Posicionamiento del paciente. Deberá asegurarse que es el adecuado para la región que queremos explorar, con el objetivo de que las proyecciones queden recta, sin superposición de otras estructuras. Muchas veces para ello es necesario sedar al animal para evitar movimientos inoportunos.
  • Número de proyecciones suficientes. Deberán obtenerse al menos dos proyecciones ortogonales. En ciertas ocasiones en tórax y abdomen pueden ser necesarias las dos proyecciones laterales y una ortogonal. En otras ocasiones, especialmente para cráneo, extremidades y columna puede ser necesario obtener proyecciones oblicuas.
  • Factores de exposición. Dependerán del tubo y del sistema de adquisición de la imagen. En general para tórax el tiempo de exposición suele ser más bajo para evitar borrosidad por movimiento respiratorio. Para extremidades, columna o cráneo se suele trabajar con mayor frecuencia con focos pequeños y con mayor tiempo de exposición para obtener mejor resolución de las estructuras.
  • Uso adecuado de la rejilla. Es mejor su uso para las regiones anatómicas más gruesas, para reducir la radiación dispersa.
  • Revelado correcto. Evitando errores y artefactos. Una vez se determina que la radiografía es de suficiente calidad hay que considerar también los factores que pueden influir en la interpretación:
    • Reconocimiento de las opacidades radiográficas.
    • Geometría de la imagen.
    • Utilización de tablas de factores de exposición adecuados, que variaran según la máquina y sistema de película-pantalla.
    • Posicionamiento y proyecciones necesarias para visualizar la región de interés
    • Reconocimiento de los artefactos más comunes.

Proyecciones radiográficas y colocación de la imagen

Para poder valorar la imagen radiográfica es importante estar familiarizados con el aspecto normal de las estructuras. Para ello es primordial ser constantes a la hora de realizar las proyecciones estándar correspondientes a la zona y también colocar las radiografías siempre de la misma manera para su valoración.

Las proyecciones se nombran en función de la dirección que lleva el haz de rayos X al atravesar la estructura. En las proyecciones laterales de tórax o abdomen, columna o cráneo, en las que el haz de rayos lleva una dirección de lateral a lateral (latero-lateral) se suele abreviar denominándolas lateral derecha o izquierda refiriéndose al lado del decúbito o lado por dónde sale el haz (Figuras 2 y 3).

Figura 2. Proyección lateral de cuerpo extraño en intestino delgado.
Figura 2. Proyección lateral de cuerpo extraño en intestino delgado.
Figura 3. Proyección torácica latero-lateral.
Figura 3. Proyección torácica latero-lateral.

Al colocarlas en el negatoscopio o en las pantallas de visualización, las proyecciones laterales (cabeza, columna, cadera, tórax y abdomen) y las mediolaterales se colocan con la zona craneal/rostral/ dorsal a la izquierda del observador.

En las proyecciones ventrodorsales (VD) o dorsoventrales (DV), la zona craneal se coloca en la parte superior y la derecha del paciente a la izquierda del observador (Figuras 4 y 5).

Figura 4. Proyección ventrodorsal de cuerpo extraño en colon.
Figura 4. Proyección ventrodorsal de cuerpo extraño en colon.
Figura 5. Proyección torácica ventrodorsal craneocaudal.
Figura 5. Proyección torácica ventrodorsal craneocaudal.

Las proyecciones craneocaudales (CrCd) y dorsopalmares/plantares de las extremidades se colocan con la zona proximal de la extremidad en zona superior de la pantalla o negatoscopio.

Medios de contraste

Existen dos tipos de contrastes radiográficos, en función de su opacidad, los contrastes negativos (radiolúcidos) y los positivos (radiopacos).

Contraste negativo

Se utilizan gases para rellenar órganos huecos. El gas más utilizado es el aire atmosférico. El CO2 y el N20 son solubles en plasma y en teoría menos peligrosos ante el riesgo de embolia gaseosa.

Contraste positivo

Contiene elementos con alto número atómico (bario, yodo), por lo que absorben más rayos X y presentan opacidad metálica.

Los preparados de bario pueden encontrarse en diferentes formulaciones (polvo, líquido, pasta, BIPS – esferas de polietileno impregnadas con Ba) y se utilizan para el estudio del aparato gastrointestinal. Sin embargo, ante la sospecha de perforación esofágica o gastrointestinal está contraindicado su uso, ya que puede producir una reacción granulomatosa. Si el paciente va a someterse a un procedimiento endoscópico posteriormente, es preferible utilizar contraste yodado.

Los contrastes a base de yodo se comercializan en diferentes formas químicas. Los contrastes yodados pueden ser iónicos o no iónicos y de alta o baja osmolaridad.

Medios de contraste de alta osmolaridad

Son compuestos iónicos, más baratos que los de baja osmolaridad y pueden utilizarse para contrastes urinarios, gastrointestinales o vasculares (Diatrizoato de meglumine sódico - Gastrografin, Urografin, ácido iotalámico - Conray). Sin embargo, tienen algunas contraindicaciones, como su uso gastrointestinal en pacientes deshidratados o neonatos ya que su alto potencial osmótico atrae agua al sistema gastrointestinal, lo que no solo diluye el contraste sino puede aumentar la deshidratación del paciente. En tales casos es preferible utilizar agentes de baja osmolaridad. Estos agentes también son más irritantes para las mucosas, y especialmente en gatos con cistitis pueden irritar la mucosa. También pueden causar edema pulmonar por ser aspirados, por lo tanto, en casos en que sea posible que se produzca aspiración también se tendrían que usar los agentes de baja osmolaridad.

Medios de contraste de baja osmolaridad

Pueden ser iónicos (Ioxaglato de meglumine sódico-Hexabrix) o no iónicos (Iohexol- Omnipaque, Iomeprol- Iomerol, Iopamidol – Scanlux, Ioversol – Optiray, etc.). El uso de los medios de baja osmolaridad y no iónicos causa menos efectos adversos (efectos cardiovasculares, reacciones alérgicas, toxicidad). Si se sospecha de perforación gastrointestinal o esofágica, o si se va a realizar una endoscopia posteriormente, se tendrían que utilizar estos medios de baja osmolaridad. Antes de utilizarlos se tienen que conocer las posibles alteraciones renales del paciente y corregir las alteraciones de los parámetros renales, electrolitos y grado de hidratación, ya que una de sus posibles complicaciones es un fallo renal agudo, especialmente en animales con función renal alterada o deshidratación.

Doble contraste

Se combina el contraste negativo y positivo en el mismo estudio.

Artefactos

Durante la toma de la radiografía, su procesado o incluso durante la manipulación previa de la película radiográfica en caso de la radiografía analógica, se pueden producir fallos o alteraciones que afecten la calidad o incluso la interpretación de la radiografía.

Precauciones de manejo de las radiografías:

  • Guardar las películas en un lugar adecuado, ni muy seco ni muy húmedo ya que lo primero puede producir descargas de electricidad estática al sacarlas y lo segundo adherencias entre las películas.
  • Solo se deben sacar de su caja en la sala oscura adecuadamente cerrada y mantenerlas y solo manipularlas fuera de su caja o chasis en la sal oscura para evitar el velado de toda o parte de la película.
  • Es importante manipularlas con delicadeza para evitar que se doblen creando marcas que luego pueden aparecer en la radiografía. También se deben manipular con las manos secas y limpias para evitar también la aparición de huellas dactilares en ellas.
  • Es importante mantener los chasis y pantallas limpias, ya que tanto en radiología analógica como en CR, la presencia de suciedad, por ejemplo pelos en el chasis o pantallas aparecerá también en la radiografía.

Existen también gran variedad de artefactos creados por alteraciones en los líquidos de revelado, factores de exposición o intrínsecos al propio animal.

Artefactos en radiografía analógica y posibles causas

Película muy oscura:

  • Sobre-exposición (kV o mAs muy elevado).
  • Sobre-revelado (mucho tiempo o temperatura elevada).
  • Aparato rayos X mal calibrado.
  • Distancia foco-placa disminuida.

Película muy clara:

  • Sub-exposición (kV o mAs insuficiente).
  • Insuficiente revelado (oxidado por exceso de uso, poco tiempo o temperatura baja).
  • Fallo del tubo rayos X.
  • Bajada de tensión en voltaje.
  • Combinación película-pantalla incorrecta.
Figura 6. Película gris o falta de contraste.
Figura 6. Película gris o falta de contraste.

Subexposición (Figura 6):

  • Demasiado kV.
  • Película velada por fuga de luz en cuarto oscuro.
  • Almacenamiento de película en ambiento húmedo o demasiado cálido.
  • Película caducada.
  • Radiación dispersa y ausencia de rejilla.
  • Doble disparo.
  • Luz del cuarto oscuro inadecuada

Película con falta de detalle:

  • Distancia foco-placa aumentada.
  • Borrosidad debida a contacto película pantalla disminuido.
  • Borrosidad por movimiento del animal.
  • Doble disparo.

Radiografía amarillenta:

  • Fijación inadecuada (poco tiempo).
  • Lavado insuficiente

Artefactos en radiografía digital

En caso de la radiografía digital, algunos artefactos pueden aparecer con aspecto diferente al mismo artefacto en radiografía analógica y existen también artefactos específicos. Los más comunes son:

Figura 7. Sobrexposición más marcada en los aspectos laterales del tórax y en general del pulmón izquierdo en el que apenas se visualizan vasos pulmonares.
Figura 7. Sobrexposición más marcada en los aspectos laterales del tórax y en general del pulmón izquierdo en el que apenas se visualizan vasos pulmonares.
  • Sobrexposición. Debido al postprocesado del software, es más difícil visualizar una radiografía sobreexpuesta y cuando se produce muy raramente se observa toda la radiografía más oscura, sino que esto se observará especialmente en regiones radiolúcidas por naturaleza, como el pulmón, mientras que el resto puede aparecer normal (Figura 7).
  • Subexposición (quantum mottle). Todas las imágenes creadas con CR o DR contienen cierta cantidad de ruido, debido a la fluctuación de número de fotones de rayos X a lo largo de la imagen, que se llama quantum mottle. La prominencia del quantum mottle depende de la cantidad de datos que representan al objeto de interés en relación a la cantidad de ruido, relación que se conoce como ratio señal-ruido (SNR). La SNR aumenta cuando el numero de rayos x incidente aumenta. El uso de bajo mA o aumento de atenuación del haz de rayos resultan en un número insuficiente de rayos X y una SNR baja. La imagen resultante puede tener un quantum mottle prominente y aparecer granular, reduciéndose la calidad de la imagen.
  • Radiación almacenada. Se puede producir por exposición a radiación ambiental de fondo o a radiación dispersa durante la toma de otra radiografía. Por ello, los chasis de CR no se tienen que almacenar en la sala de radiología ni deben estar dentro de la sala mientras se realiza otro estudio. La radiación ambiental se puede acumular, por lo que se recomienda borrar los chasis (pasándolos por el lector de CR) cada día al principio de la jornada.
  • Daños en la placa. Las ralladas o golpes se pueden producir en las placas durante su uso o incluso lectura. Aparecen en la radiografía como artefactos blancos lineales o focales.

Radioprotección

El personal expuesto se clasifica en función de la probabilidad de que reciba o no dosis superiores a > 6 mSv de dosis efectiva en un año > de los 3/10 de las dosis equivalentes en cristalino, piel o extremidades. Si es posible que reciban dosis superiores a estas, el personal se clasifica como categoría A y se tiene que disponer de dosimetría personal y se tiene que someter a revisión médica anual en un centro especializado.

Figura 8. Equipos de protección radiológica individuales.
Figura 8. Equipos de protección radiológica individuales.

Si es improbable que el personal reciba dosis superiores a las nombradas, se clasifica como categoría B y en estos casos no es obligatorio que se disponga de dosimetría personal, sino que es suficiente con una dosimetría de área.

Los dosímetros personales, que permiten registrar la dosis recibida por cada persona profesionalmente expuesta, pueden ser de diferentes tipos, incluyendo de película fotográfica (más antiguos), de termoluminiscencia o electrónicos.

Para limitar la dosis recibida por el paciente, y en nuestro campo especialmente por el personal expuesto, se utilizan 3 principios básicos que son: la justificación, optimización y limitación de la dosis.

  • Justificación: el beneficio que aporte el proceso diagnóstico que implique una irradiación tiene que ser suficiente para compensar el detrimento ocasionado por el proceso.
  • Optimización: de la dosis, número de personas implicadas y probabilidad de exposición. Se aplica el principio ALARA (as low as reasonably achievable), para que la dosis recibida sea la mínima posible, el número de personas implicadas en el proceso y la probabilidad de exposición de las mismas sea la mínima necesaria para conseguir el objetivo.
  • Limitación de dosis: la observación de los límites anuales de dosis constituye una medida fundamental en la protección frente a las radiaciones. También están los equipos de protección individual (e.p.i) (Figura 8) que constan de:
    • Mandil de plomo.
    • Guantes de plomo.
    • Collar tiroideo.
    • Gafas radio protectoras.

Conclusión

Para realizar un correcto estudio radiológico es necesario entender el funcionamiento del aparato de rayos e intentar optimizar la imagen todo lo posible.

Hay que tener cartas radiográficas bien definidas, en caso contrario puede suceder que para lograr una radiografía de calidad se tenga que repetir varias veces hasta conseguir la óptima. Esto lleva implícito, mayores dosis de exposición tanto para el paciente como para el personal técnico, pérdida de tiempo y mayor gasto.

Hay distintas proyecciones radiográficas a la hora de realizar los estudios pero lo más importante es saber localizar los errores y saber distinguir los artefactos en las proyecciones para evitar errores de diagnóstico.

Bibliografía

Soler M, Agut A. Evaluación de la imagen radiológica. Calidad de la imagen radiológica. Contraste. Resolución. Geometría. En: Diagnóstico por imagen en pequeños animales.

Carrera I. Captura de la imagen a través de la digitalización de la radiografía. Imagen digital.

Jimenez DA, Armbrust LJ. Digital Radiographic Artifacts. Vet Clin Small Anim 39 (2009)

Vila M, Barreiro A. Radioprotección. En: Diagnóstico por imagen en pequeños animales. Ed. Agut, A. Barcelona, 2014,

Corzo N. Técnicas de contraste radiológico. En: Diagnóstico por imagen en pequeños animales.

Regístrate en CLINVET y podras acceder a todo nuestro contenido totalmente gratis

Sin cuotas, sin sorpresas, sin spam.
En 1 minuto estarás leyendo este artículo.

Especie

Perros371
Gatos279
Reptiles23
Conejos33
Aves22
Otros animales29

Revista

Clinanesvet

Clincardiovet

Clincirvet

Clinetovet

Clinnutrivet

Clinfelivet

Clininfectovet

Clindervet

Clinoncovet

Clinlabvet

Clinurgevet

Clinatv

Accede a CLINVET y podrás visualizar todo nuestro contenido

Recuerda que para poder leer nuestras revistas debes ser un usuario registrado y eso implica la aceptación del aviso legal y los términos y condiciones de uso. Si ya estás registrado inicia sesión.
@
*****
Acceder

Recordar contraseña


No tengo usuario, Registrarse gratis

Regístrate en CLINVET y podrás acceder a todo nuestro contenido

Las revistas Clinvet són exclusivas para veterinarios. Al registrarte, declaras ser veterinario y aceptar los Terminos y Condiciones.
@
*****
Nombre
País
Teléfono
Enviar

¿Has olvidado tu contraseña?

Indícanos tu correo electrónico y recibirás un correo con las instrucciones para restaurarla. Si no lo recibes, revisa tu carpeta de spam.
@
Enviar
Consultas