Clininfectovet

Giardia en perros y gatos

Resumen breve

La giardiasis es una infección parasitaria que puede causar diarreas en perros y en gatos, especialmente en animales muy jóvenes o inmunosuprimidos. Generalmente el tratamiento no está indicado en aquellos animales positivos a los test de Giardia sin signos clínicos. Los principales tratamientos de elección son fenbendazol, metronidazol, o una combinación de ambos. Medidas de higiene son imprescindibles para erradicar la infección, disminuyendo así el riesgo de reinfección. 

Puntos clave

  • La giardiasis es una infección parasitaria que puede causar diarreas en perros y en gatos, especialmente en animales muy jóvenes o inmunosuprimidos.
  • Generalmente, el tratamiento no está indicado en aquellos animales positivos a los test de Giardia sin signos clínicos.
  • Los principales tratamientos de elección son fenbendazol, metronidazol o una combinación de ambos.
  • Medidas de higiene son imprescindibles para erradicar la infección, disminuyendo así el riesgo de reinfección.

Introducción

Giardia intestinalis (G. duodenalis, G. lamblia) es un parásito protozoario de distribución mundial que infecta a un rango muy amplio de vertebrados, incluyendo al perro y al gato. En base a los estudios de caracterización molecular, Giardia se clasifica en genotipos o aislados de la A a la H según la especificad por el hospedador. Los perros suelen albergar conjuntos C y D, y los gatos suelen albergar el conjunto F. Los genotipos A y B son los que infectan al hombre. Por otro lado, el genotipo A se ha descrito en perros y gatos, mientras que el B se ha descrito raramente en animales de compañía1.

Fases de Giardia spp.

Giardia tiene un ciclo biológico directo, con la producción asexual de trofozoítos que evolucionan a quistes. El período de prepatencia de Giardia spp. es de 4-16 días, mientras que le período de patencia suele ser de varias semanas o incluso meses2,3.

  • El trofozoíto
    • Forma activa y móvil que se adhiere a las células epiteliales en el intestino delgado.
    • Los trofozoítos pueden encontrarse en las heces, pero raramente sobreviven fuera de hospedador.
    • Los trofozoítos miden aproximadamente 15 μm de largo y 8 μm de ancho, y se pueden identificar al microscopio óptico por su apariencia de cara sonriente, que está formada por los dos núcleos en el tercio anterior que forman los ojos, los axonemas, que pasan longitudinalmente entre los núcleos que forman la nariz y los cuerpos medianos ubicados transversalmente en el tercio posterior forma la boca.
    • Los trofozoítos son susceptibles a la inactivación por muchas condiciones ambientales y, por lo general, no son responsables de la propagación entre animales3.
  • El quiste
    • Forma resistente.
    • Se liberan en las heces de forma intermitente.
    • El quiste mide 8-17 μm de largo y 7-10 μm de ancho, contiene dos trofozoítos no completamente separados pero formados, sus axonemas, fragmentos de los discos ventrales y hasta cuatro núcleos.
    • La excreción de los quistes se ha observado tanto en animales sanos como en animales con signos clínicos.
    • Es el principal responsable de la transmisión.

Transmisión de Giardia spp.

La infección de Giardia spp. es fecooral y se transmite mediante:

  • Ingestión directa de quistes fecales.
  • Ingestión indirecta de agua, alimentos, huéspedes de transporte, especies de presa infectadas o fómites contaminados, pelaje.

Los animales infectados pueden excretar quistes fecales durante meses. Sin embargo, éstos también puede limitarse a 25-35 días en perros y gatos3. Aunque los ooquistes son sensibles a la desecación y a las bajas temperaturas (su número disminuye en el ambiente durante el invierno), estos pueden sobrevivir durante varios meses3-4.

Prevalencia

La prevalencia global en Europa es de 3-7 %, sin embargo, es significativamente mayor en animales menores de un año, siendo el endoparásito más frecuente en este grupo de edad3,5.

Patogénesis

La patogénesis de la infección por Giardia es multifactorial. Los mecanismos principales asociados con el desarrollo de diarrea incluyen la combinación de malabsorción e hiposecreción intestinal.

Giardia coloniza la luz y la superficie epitelial pero no invade las capas mucosas más profundas. La infección por Giardia causa un aumento de la permeabilidad intestinal y una disminución de la resistencia transepitelial. La infección por Giardia estimula la secreción de cloruro y produce una pérdida difusa de la longitud de las microvellosidades del borde en cepillo, lo que provoca mala digestión epitelial y malabsorción de glucosa, sodio y agua, y una reducción de la actividad de las disacaridasas.

La excreción de quistes de Giardia spp. se ha observado tanto en animales sin signos clínicos como en aquellos con signos clínicos. La razón por la cual Giardia puede causar signos clínicos en algunos individuos y no en otros, no está clara y se sospecha ser multifactorial: la cepa, el estado nutricional del huésped, la composición de la microbiota intestinal, la coinfección con otros patógenos entéricos y la respuesta inmunológica son factores importantes que influyen en las manifestaciones de la enfermedad. Los animales más jóvenes, inmunodeprimidos y aquellos que viven en ambientes hacinados tienen mayor riesgo de presentar enfermedad clínica6-8.

Es importante tener en cuenta que aunque muchos gatos y perros que excretan Giardia no muestran signos clínicos, los quistes de Giardia excretados pueden infectar a otros animales y causarles la enfermedad, produciéndoles signos clínicos.

Signos clínicos

En la mayoría de los casos, la infección es subclínica, pero en animales muy jóvenes, pacientes inmunocomprometidos o en aquellos coinfectados con otros patógenos, Giardia puede causar diarrea, generalmente mucosa y de olor fuerte, esteatorrea, anorexia, apatía y pérdida de peso. El organismo no suele ser enteroinvasivo, por lo que la presencia de sangre en las heces es poco frecuente. La mayoría de los gatos y perros infectados están afebriles y no presentan vómitos.

En animales inmunocompetentes, las diarreas suelen ser autolimitantes, aunque algunos animales adultos también pueden presentar diarreas agudas, crónicas o intermitentes3-4.

Diagnóstico

Se han evaluado diversas pruebas de detección de Giardia para su uso en perros y gatos. Sin embargo, no existe ninguna prueba que pueda realizarse en una sola muestra fecal que tenga una sensibilidad del 100 %. Además, ninguno de los tests tienen un valor predictivo para giardiasis clínica. Es decir, debido a la alta prevalencia de la infección en animales sin signos clínicos, un test positivo no garantiza que los signos clínicos del paciente sean consecuencia de la infección por Giardia.

  • Analítica de sangre: el hemograma y el panel bioquímico suelen ser normales, o reflejar deshidratación y alteraciones electrolíticas secundarias a la diarrea.
  • Diagnóstico por imagen: las anomalías radiológicas o ecográficas del abdomen son poco frecuentes e inespecíficas y, cuando están presentes, sugieren enteritis difusa.
  • Examen coprológico: Giardia es uno de los parásitos más comúnmente identificados erróneamente9. Los pseudoparásitos o levaduras se confunden fácilmente con Giardia, y los quistes pueden deteriorarse en las soluciones de flotación fecal, lo que lleva a resultados falsos positivos y falsos negativos, respectivamente9.Debido a la excreción intermitente, se recomienda la recogida de al menos 3 muestras de heces durante el curso de 5-7 días para incrementar la posibilidad de detección de los mismos.
    • Frotis directo: los trofozoítos de Giardia se pueden observar en frotis directos de muestras fecales sin teñir. En un estudio, el análisis directo de heces frescas en 3 días diferentes detectó el 40 % de los perros infectados con Giardia3.Los trofozoítos rara vez se encuentran en heces formadas, muestras refrigeradas o muestras que se examinan varias horas después de la recolección. Es difícil diferenciar trofozoítos de Giardia de los de Tritrichomonas mediante el frotis. Por ello, cuando se sospecha de su presencia en gatos, se recomienda realizar un test de antígeno de Giardia para distinguirlos.
    • Técnicas de flotación: si no se ven trofozoítos en el frotis directo, se deben realizar técnicas de flotación que permitan visualizar los quistes de Giardia3-4.Si las muestras fecales no pueden examinarse inmediatamente, se pueden conservar a 4 °C durante varios días, pero las muestras no deben congelarse. Los quistes de Giardia se detectan mejor mediante la concentración con sulfato de zinc (ZnSO4) y azúcar de Sheather. El examen coprológico mediante técnicas de flotación es uno de los test más sensibles para detectar Giardia y alcanza sensibilidades superiores al 90 % si se examinan 3 muestras distintas en un rango de 5 días. Además, su realización junto con otros test como el frotis directo o el test de antígeno, aumentan la sensibilidad.
  • Detección inmunoquímica con microscopía fluorescente (IFA, de las siglas en inglés de Immunofluorescence Assay): esta prueba es más sensible y específica que la flotación con sulfato de zinc y, frecuentemente, se utiliza como el test de referencia. Esta prueba tiene menos resultados falsos positivos que los exámenes coprológicos o que el test de antígeno. Además, IFA permite detectar Cryptosporidium spp., que puede encontrarse como copatógeno. Para llevar a cabo esta prueba, se necesita un microscopio de fluorescencia, por lo que este ensayo se realiza en laboratorios de diagnóstico. Las muestras se pueden almacenar a 4 °C durante varios días pero no se deben congelar.
  • Pruebas de antígeno fecal: existen diferentes pruebas de ELISA de detección de antígeno de Giardia disponibles para perros y gatos.
    • VetCheck©: es un inmunoensayo enzimático desarrollado para la detección cualitativa del antígeno del quiste de Giardia duodenalis en muestras fecales de perros y gatos.
    • SNAP© Giardia (IDEXX Laboratorios): es un inmunoensayo enzimático rápido en la clínica para la detección del antígeno de Giardia duodenalis en heces caninas y felinas.
    • VetScan© es un inmunoensayo enzimático clínico rápido, autorizado para la detección del antígeno de Giardia duodenalis en heces caninas.
    • Un estudio comparó la prueba de referencia IFA con las diferentes pruebas de antígeno en perros y en gatos10. En perros, la prueba con mayor sensibilidad en comparación con IFA (considerado el test de referencia) fue VetCheck© (94.1 %) seguida de SNAP© Giardia (89.8 %)10. Este estudio mostró que la flotación con ZnSO4, VetCheck© y SNAP© tenían sensibilidades significativamente mayores que VetScan©10. Sin embargo, cuando los resultados del test de antígeno se combinaron con el resultado de la flotación fecal (con ZnSO4) y se consideró que un perro era positivo si el inmunoensayo o la flotación eran positivos, ya no hubo una diferencia significativa en la sensibilidad entre los inmunoensayos SNAP© y VetScan© en perros (Tabla 1)10. Por otro lado, no hubo diferencias estadísticamente significativas en las especificidades entre los inmunoensayos clínicos (SNAP© y VetScan©) en perros10.
PruebaSensibilidadEspecificidad
SNAP89.8 %95.1 %
VetCheck94.1 %92.31 %
VetScan82.2 %97.2 %
SNAP w/ZnSO497.5 %90.9 %
VetScan w/ZnSO495.8 %92.31 %
ZnSO488.1 %92.3 %

Tabla 1. Sensibilidad y especificidad de diferentes pruebas en comparación con IFA en perros10.

  • En la especie felina, el SNAP© Giardia, VetCheck© y flotación con ZnSO4 tuvieron la misma sensibilidad (92.5 %), y la especificidad fue ≥95 % para cada prueba de diagnóstico10. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre las sensibilidades y especificidades de ninguna de las pruebas en gatos. Cuando el resultado del inmunoensayo (SNAP©) para gatos se combinó con el resultado de flotación fecal con ZnSO4, la sensibilidad mejoró del 92.5 % al 97.5 %, pero esta diferencia no fue estadísticamente significativa (Tabla 2)10.
PruebaSensibilidadEspecificidad
SNAP92.5 %98.9 %
VetCheck92.5 %95.4 %
ZnSO492.5 %98.9 %
SNAP w/ZnSO497.5 %97.7 %

Tabla 2. Sensibilidad y especificidad de diferentes pruebas en comparación con IFA en gatos10.

  • Diagnóstico molecular mediante pruebas basadas en ácidos nucleicos: muchos laboratorios de diagnóstico veterinario ofrecen paneles de PCR para detección de patógenos entéricos comunes para animales con diarrea, que incluyen PCR de Giardia duodenalis. En un estudio la sensibilidad y especificidad de PCR en tiempo real para G. duodenalis fue del 95.1 % y 92.1 %, respectivamente12. Sin embargo, los resultados del ensayo de PCR de Giardia también pueden ser falsamente negativos debido a la presencia de inhibidores de la PCR en las heces. En un estudio, se obtuvieron resultados falsos negativos en el 41 % (11/27) de las muestras utilizando un ensayo de PCR en tiempo real en comparación con FA directa o flotación fecal3. Por lo tanto, la PCR no debe utilizarse como único medio para confirmar la infección por G. duodenalis. La PCR de Giardia es útil para determinar el genotipo y determinar el riesgo de zoonosis.
  • Hallazgos patológicos: la infección por Giardia spp. puede causar un engrosamiento macroscópico intestinal leve y no es enteroinvasiva, por lo que, generalmente, no hay sangre dentro de la luz intestinal a menos que se presente con otras coinfecciones. Microscópicamente, se puede observar una pérdida difusa de la longitud de las microvellosidades del borde en cepillo en la histopatología del intestino delgado. También puede haber un mayor número de linfocitos intraepiteliales e hiperplasia de mastocitos. Sin embargo, las biopsias intestinales también pueden ser normales.

Clave diagnóstica

La Companion Animal Parasite Council (CAPC) recomienda testar a los animales con diarrea con una combinación de pruebas que incluyan: frotis fecal, flotación y test de antígeno. Si se sospecha de coinfección por Cryptosporidium spp., se puede sustituir el test de antígeno por IFA (ya que IFA también permite detectar Cryptosporidium spp.). Si los resultados son negativos, se recomienda repetir las pruebas utilizando al menos 3 muestras distintas en un rango de 5-7 días.

Además, el CAPC recomienda que las pruebas de antígenos fecales se utilicen como complemento a la flotación fecal sólo durante la evaluación de perros y gatos con diarrea, y no con mascotas clínicamente sanas o para seguir una terapia, porque el test de antígeno puede persistir positivo. Se desconoce cuánto tiempo los resultados del ensayo del antígeno de Giardia permanecen positivos después de la resolución de la diarrea. Por lo tanto, si un veterinario decide evaluar el éxito del tratamiento para la giardiasis en perros y gatos, sólo se recomienda la flotación fecal para la evaluación de seguimiento11.

Tratamiento y pronóstico

Está indicado comenzar tratamiento en perros y gatos con signos clínicos compatibles y resultados positivos que confirmen la infección por Giardia. En animales con resultados positivos, pero sin signos clínicos no se recomienda iniciar tratamiento ya que la infección suele ser transitoria y autolimitante. La excepción es cuando el tratamiento de estos animales es parte de un programa de control integrado de parásitos en criaderos o albergues de animales, en cuyo caso el tratamiento sí está indicado en ausencia de signos clínicos11.

El fenbendazol y/o metronidazol son los tratamientos más utilizados para el tratamiento de Giardia en perros y gatos. Sin embargo, existe un amplio abanico de medicamentos que pueden reducir la carga parasitaria y acelerar la resolución de los signos clínicos.

  • Metronidazol: el metronidazol constituye uno de los tratamientos utilizados con más frecuencia para el tratamiento de la giardiasis en perros y gatos. El CAPC sugiere una dosis máxima de 25 mg/kg/12 h VO durante 5-8 días11. La mayor limitación para el uso del metronidazol en la clínica de pequeños animales es el riesgo de efectos adversos y desarrollo de alteraciones neurológicas (ataxia vestibulocerebelar). La neurotoxicidad puede aparecer cuando se administran dosis superiores a 40 mg/kg/día13. El metronidazol se presenta en dos tipos de preparaciones, clorhidrato de metronidazol y benzoato de metronidazol. El clorhidrato de metronidazol se ha asociado con hipersalivación en gatos y, por tanto, es recomendable utilizar la fórmula basada en benzoato de metronidazol3.
  • Fenbendazol (50 mg/kg/24 h durante 3 a 5 días). El tratamiento se puede repetir mientras los signos clínicos o la excreción de quistes persistan. El fenbendazol también tiene actividad contra otros parásitos que tienen el potencial de ser copatógenos. La combinación de fenbendazol (50 mg/kg una vez al día durante 3-5 días) y metronidazol (25 mg/kg dos veces al día durante 5 días) puede utilizarse en los casos de giardiosis refractaria, o como tratamiento inicial.
  • Silymarin: en un estudio, los perros que recibieron silymarin junto con metronidazol, alcanzaron respuestas clínicas superiores que los perros que solo recibieron metronidazol14.
  • Probióticos: la administración de probióticos puede ayudar a resolver la diarrea en perros que están recibiendo tratamiento con metronidazol15. Sin embargo, la administración única de probióticos no disminuyó la infección de Giardia en um estudio16.
  • Secnidazol: en un estudio en el que se trataron con secnidazol (30 mg/kg vía oral, dosis única) 6 gatos infectados con Giardia, el secnidazol fue eficaz en eliminar la excreción de quistes de Giardia en las heces y resolución de la diarrea. En ese estudio, uno de los gatos desarrolló un aumento de la actividad de las enzimas hepáticas séricas17.
    Otro estudio evaluó la eficacia del secnidazol en perros infectados con Giardia. La giardiosis se resolvió en los 13 días siguientes tras la administración de una dosis única (30 mg/kg vía oral) en los 14/14 perros mayores de 10 semanas de edad a los que se le administró. En los perros menores de 10 semanas, la giardiosis se redujo en un 90 % (9/10) dentro de los 22 días siguientes a dos dosis consecutivas de secnidazol (30 mg/kg; con 2 semanas de diferencia). No se observaron reacciones adversas en ningún paciente tratado con secnidazol18. Estos estudios ponen de manifiesto que el secnidazol es un fármaco eficaz y de fácil administración para el tratamiento de la giardiosis canina clínica.
  • Nitazoxanida (NTZ): un estudio evaluó la respuesta al tratamiento con nitazoxanida en una población de perros infectados con Giardia. En el estudio se administraron diferentes dosis de nitazoxanida (37.5 mg/kg, 75 mg/kg y 150 mg/kg) los días 0 y 14. En el mismo estudio, otro grupo de perros fue tratado por vía oral con una combinación de pirantel, praziquantel y febantel durante 3 días consecutivos y hubo otro grupo control que no recibió tratamiento. La excreción de Giardia se redujo en todos los grupos y fue más efectiva cuando se utilizaron dosis ≥75 mg/kg19.Es importante tener en cuenta que la nitazoxanida es un irritante gastrointestinal y puede causar vómitos en algunos animales. Además, este tratamiento no es efectivo en ausencia de una respuesta inmune apropiada3.
  • Combinación de febantel/pirantel/praziquantel: a la dosis estándar (15 mg/kg, 14.4 mg/kg y 5 mg/kg respectivamente), una vez al día durante tres días20-21.
  • Azitromicina (10 mg/kg VO cada 24 h durante 5 días) fue eficaz en perro de 8 meses que tenía diarrea persistente después de haber sido tratado para la giardiasis con fenbendazol y metronidazol. Después del tratamiento, la diarrea cesó, no se observaron reacciones adversas y no se detectaron quistes o ADN de Giardia después del tratamiento22.

Muchas veces los tratamientos no son eficaces debido a que son frecuentes las reinfecciones, coinfecciones u otras enfermedades latentes o bien por no completarse el tratamiento antiparasitario de forma apropiada.

Prevención

En ambientes controlados (criadero o perrera), se deben emplear cuatro enfoques principales para controlar Giardia3:

Descontaminación del ambiente

Las jaulas y pasillos se deben limpiar con vapor o productos químicos después de haber eliminado toda la materia fecal antes de la desinfección. El hipoclorito de sodio 5% (dilución 1:30) y los desinfectantes que contienen amonio cuaternario inactivan los quistes de Giardia. Para reducir la contaminación ambiental por quistes, las superficies se deben limpiar, dear secar durante al menos 48 horas antes de reintroducir los animales. Todos los utensilios y materiales deben lavarse a temperaturas de 60°C o superiores.

Limpieza de los quistes del pelaje de los animales

Los animales deben bañarse con un champú para mascotas para eliminar la materia fecal de su pelaje, enjuagarse y luego bañarse con compuestos de amonio cuaternario. Los compuestos de amonio cuaternario pueden irritar la piel y las membranas mucosas con una exposición repetida o prolongada, pero no parecen producir efectos adversos cuando se aplican durante 3 a 5 minutos seguidos de un enjuague minucioso. Se debe esperar a que el pelaje se seque completamente antes de devolver al animal al área limpia.

Tratamiento antiprotozoario

Los animales deben ser tratados con antiparasitarios (con fenbendazol o la combinación de FPP) antes de trasladarlos a criaderos o perreras.

Prevención de la reintroducción de la infección

En teoría, la única forma en que se puede reintroducir Giardia en un área limpia es mediante un animal infectado o mediante transmisión de fómites. Para disminuir el riesgo de transmisión de fómites, se deben cubrir los zapatos del personal antes de ingresar a las instalaciones o limpiar las botas con un compuesto de amonio cuaternario.

Zoonosis

Actualmente el riesgo de transmisión de Giardia de perros y gatos infectados a las personas se considera muy bajo. Los genotipos de Giardia específicos para el perro y el gato rara vez se han aislado en humanos, pero los genotipos humanos pueden circular dentro de las poblaciones de perros y gatos. Por tanto, una persona infectada puede ser una fuente de infección para un perro o un gato, lo que a su vez puede representar un riesgo de zoonosis. Aunque el riesgo zoológico es bajo, las personas en contacto con mascotas infectadas deben consultar a su médico si desarrollan signos clínicos relevantes.

Pronóstico

La mayoría de los perros y gatos con signos clínicos asociados a Giardia alcanzan la resolución completa de los signos clínicos con el tratamiento. Por ello, el pronóstico de la infección con Giardia se considera bueno.

Bibliografía

  1. Xiao L, Fayer R. Molecular characterization of species and genotypes of Cryptosporidium and Giardia and assessment of zoonotic transmission. Int J Parasitol. 2008; 38:1239–1255.
  2. Barr SC, Bowman DD. Giardiasis in dogs and cats. Compend Contin Educ Pract Vet. 1994; 16:603–611.
  3. Greene, C. E. (2023). Infectious diseases of the dog and cat. 5th ed. St. Louis, Mo., Elsevier/Saunders.
  4. ESCCAP (European Scientific Counsel Companion Animal Parasites). Control of Intestinal Protozoa in Dogs and Cats. ESSCAP Guidelines no 6. 3nd ed 2020.
  5. Epe C, Rehkter G, Schnieder T,et al. Giardia in symptomatic dogs and cats in Europe: results of a European study. Vet Parasitol. 2010; 173:32-38.
  6. Ortuño A, Scorza V, Castellà J, et al. Prevalence of intestinal parasites in shelter and hunting dogs in Catalonia, Northeastern Spain. Vet J. 2014; 199:465-467.
  7. Slapeta J, Dowd S.E, Alanazi A.D, et al. Differences in the faecal microbiome of non-diarrhoeic clinically healthy dogs and cats associated with Giardia duodenalis infection: impact of hookworms and coccidia. Int J Parasitol. 2015; 45:585-594.
  8. Dryden M.W, Payne P.A, Smith V. Accurate diagnosis of Giardia spp. and proper fecal examination procedures. Vet Ther. 2006;7:4-14.
  9. Saleh MN, Heptinstall JR, Johnson EM, Ballweber LR, Lindsay DS, Werre S, Herbein JF, Zajac AM. Comparison of diagnostic techniques for detection of Giardia duodenalis in dogs and cats. J Vet Intern Med. 2019 May; 33(3):1272-1277.
  10. Companion Animal Parasitic Council Giardia. Available at:.https://capcvet.org/guidelines/giardia/. Companion Animal Parasitic Council. CAPC website. Accessed March 2021. https://capcvet.org.
  11. Meggiolaro M.N, Roeber F, Kobylski, et al. Comparison of multiplexed-tandem real-time PCR panel with reference real-time PCR molecular diagnostic assays for detection of Giardia intestinalis and Tritrichomonas foetus in cats. Vet Parasitol. 2019;266:12-17.
  12. Tauro A, Beltran E, Cherubini GB, Coelho AT, Wessmann A, Driver CJ, Rusbridge CJ. Metronidazole-induced neurotoxicity in 26 dogs. Aust Vet J. 2018 Dec; 96(12):495-501.
  13. Chon SK, Kim NS. Evaluation of silymarin in the treatment on asymptomatic Giardia infections in dogs. Parasitol Res. 2005 Dec; 9 7(6):445-51.
  14. Fenimore A, Martin L, Lappin M.R. Evaluation of metronidazole with and without Enterococcus faecium SF68 in shelter dogs with diarrhea. Top Comp Anim Med. 2017;32:100-103.
  15. Simpson KW, Rishniw M, Bellosa M, Liotta J, Lucio A, Baumgart M, Czarnecki-Maulden G, Benyacoub J, Bowman D. Influence of Enterococcus faecium SF68 probiotic on giardiasis in dogs. J Vet Intern Med. 2009 May-Jun;23(3):476-81.
  16. Da Silva A.S, Castro V.S, Tonin A.A, et al. Secnidazole for the treatment of giardiasis in naturally infected cats. Parasitol Int. 2011;60(4):429-432.
  17. Cheung W, Russo C, Maher S, Malik R, Šlapeta J. Successful use of secnidazole to manage a giardiosis outbreak in a shelter. Vet Parasitol. 2019 Oct; 274:108911.
  18. Moron-Soto M, Gutierrez L, Sumano H, et al. Efficacy of nitazoxanide to treat natural Giardia infections in dogs. Parasit Vectors. 2017; 10(1):52.
  19. Bowman D.D, Liotta J.L, Ulrich M, et al. Treatment of naturally occurring, asymptomatic Giardia sp. in dogs with Drontal Plus flavour tablets. Parasitol Res. 2009;105(Suppl 1):S125–S134.
  20. Fujishiro M.A, Lidbury J.A, Pilla R, et al. Evaluation of the effects of anthelmintic administration on the fecal microbiome of healthy dogs with and without subclinical Giardia spp. and Cryptosporidium canis infections. PLoS One. 2020; 15(2):e0228145.
  21. Zygner W, Jaros D, Gójska-Zygner O, Wedrychowicz H. Azithromycin in the treatment of a dog infected with Giardia intestinalis. Pol J Vet Sci. 2008; 11(3):231-4.

Regístrate en CLINVET y podras acceder a todo nuestro contenido totalmente gratis

Sin cuotas, sin sorpresas, sin spam.
En 1 minuto estarás leyendo este artículo.

Especie

Perros382
Gatos289
Reptiles23
Conejos34
Aves22
Otros animales31

Revista

Clinanesvet

Clincardiovet

Clincirvet

Clinetovet

Clinnutrivet

Clinfelivet

Clininfectovet

Clindervet

Clinoncovet

Clinlabvet

Clinurgevet

Clinatv

Accede a CLINVET y podrás visualizar todo nuestro contenido

Recuerda que para poder leer nuestras revistas debes ser un usuario registrado y eso implica la aceptación del aviso legal y los términos y condiciones de uso. Si ya estás registrado inicia sesión.
@
*****
Acceder

Recordar contraseña


No tengo usuario, Registrarse gratis

Regístrate en CLINVET y podrás acceder a todo nuestro contenido

Las revistas Clinvet són exclusivas para veterinarios. Al registrarte, declaras ser veterinario y aceptar los Terminos y Condiciones.
@
*****
Nombre
País
Teléfono
Enviar

¿Has olvidado tu contraseña?

Indícanos tu correo electrónico y recibirás un correo con las instrucciones para restaurarla. Si no lo recibes, revisa tu carpeta de spam.
@
Enviar
Consultas